LA FRASE

"Una vez descartado lo imposible, lo que queda, por improbable que parezca, debe ser la verdad."

Sir Arthur Conan Doyle

viernes, 2 de enero de 2015

DOS POEMAS DE UN LIBRO INÉDITO

Este 2015 promete ser buen año o, al menos, no demasiado malo. En su transcurso verá la luz en la editorial Pre-Textos mi libro Las propiedades del aire, que obtuvo el Premio Unicaja de Poesía en su última edición.

Como anticipo, o como fruto de impaciencia, doy aquí dos de los treinta poemas que forman la colección. Son estos

NUEVA LECTURA DEL APOCALIPSIS



CUANDO los campos borran las lindes heredadas,
y una mujer esplende con la luna a sus pies,
cuando los capitanes se arrojan por la borda,
y se ven alas de ángeles batiendo en los semáforos,
cuando llegan noticias en aviones oscuros,
y el tiempo se desplaza con prisa de veleta,

entonces, justo entonces, sucede lo que nunca:
los ríos se remontan para huir de los mares,
el automóvil cruza por la sala de estar,
los pájaros confunden el agua con el aire,
de la cálida nieve destella luz oscura.

Entonces, justo entonces, sucede lo distinto:
que al fin llega el principio de todos y de todo.
Porque el tiempo se acaba, se comienza a vivir.

Entonces, justo entonces, sucede lo que nunca
el hombre alcanza a ver en sus días normales,
y de pronto descubre, temblándole en sus manos,
la espina desprendida de la rosa del tiempo.

 
***


MUJERES DE OTRO MUNDO





LA QUE VINO a llorar sobre mi tumba.
La que vino a escupir sobre mi tumba.
La que vino a reírse de mi tumba.
La que se preguntaba ante mi tumba
y yo ya no sabía responderle.
La que tan sólo vino a recordar,
y sólo vio el olvido en una lápida.
La deseada, ahora mi vecina.
La que pasó de largo ante mi tumba
y se alejó, del brazo de algún otro.
La que dejó unas rosas en silencio,
un Día de Difuntos, en mi tumba.
Y sobre todo aquella, temblorosa,
que rezaba por mí, sin perdonarme.

5 comentarios:

Álvaro Valverde dijo...

Se agradece el adelanto, Enrique. No lo dudes: tus lectores estamos impacientes. Un abrazo y feliz año. Álvaro

L. N.J. dijo...

Dos "muy buenos poemas Enrique", el segundo es mortal.

Me alegro de tu nueva hazaña literaria.

Cristina Brackelmanns dijo...

...o como anticipo de Reyes.

Tremendos, qué maravilla, muchas gracias.

(Por cierto, que llevo todo el día pensando en la que rezaba sin perdonar. Para temblar, desde luego. Me parece admirable, nobilísimo, creo que hace falta mucha más generosidad, y más amor, para rezar por alguien que para perdonarlo. A veces se perdona por simple cansancio, o por indiferencia, o por mala memoria...)

Esperemos que salga pronto el libro.
Felicidades por el premio y muy feliz año!

Adolfo González dijo...

Hace mucho que no me paso por aquí. Una alegría que te diesen ese premio. Me enteré en su momento, o pocos días después, pero no volví a acordarme hasta ahora.

http://blogagonzalez.blogspot.com/

Vélez dijo...

La inspectora de Hacienda que en la tumba
me seguía pidiendo unas facturas,
la necrófila que me violó en la tumba
embriagaba por mi cadaverina,
la alguacila que me echó de mi tumba
esgrimiendo una orden de deshaucio...