LA FRASE

"Una vez descartado lo imposible, lo que queda, por improbable que parezca, debe ser la verdad."

Sir Arthur Conan Doyle

sábado, 7 de febrero de 2009

Habla, hemeroteca: a propósito del caso Eluana Englara

Un trabajador de ferrocarril de 65 años, que entró en coma tras un accidente durante la era comunista en Polonia, ha recuperado la conciencia 19 años después, según los medios locales. Así, Jan Grzebski, a quien los doctores pronosticaron entonces sólo dos o tres años de vida, se ha despertado en un país democrático.

Al despertar, Grzebski descubrió que tiene 11 nietos, fruto de los matrimonios de sus cuatro hijos, y que la Polonia que él recordaba había cambiado casi por completo.

"Cuando caí en coma sólo había té y vinagre en las tiendas, la carne era racionada y por todas partes había largas filas para obtener combustible", dijo Grzebski al describir sus memorias del sistema económico comunista. "Ahora veo a las personas en la calle con teléfonos móviles y hay tanta mercancía en las tiendas que me marea", agregó.

Grzebski ha indicado que recuerda vagamente las reuniones familiares a las que se le llevaba mientras estaba en coma, así como los intentos de su esposa e hijos de comunicarse con él.

Este hombre responsabiliza a su abnegada esposa Gertruda de su 'resurrección'. "Fue Gertruda quien me salvó", dijo Grzebski, en silla de ruedas, al canal de noticias TVN24. Y es que durante los últimos 19 años, según ha comentado el doctor Boguslaw Poniatowski, ella se ocupó de cambiarle de posición cada hora para evitar los daños que supone el roce continuo del cuerpo con la cama.

[Esta noticia se publicó,entre otros, en el diario El Mundo -cuyo enlace ofrezco aquí- y en toda la prensa nacional, servida por la agencia Reuters, en junio de 2007: creo que sobran los comentarios. Salvo, quizás, una cosa: compárese el comportamiento del padre de Eluana con la de la señora Gertruda Grzebski.]

12 comentarios:

cristina dijo...

Nos morimos un poco cuando los demás quieren que muramos... De la misma forma en que vivimos cuando los demás nos insuflan ganas de vivir con su afecto. El padre de Eluana no cree en los milagros y contribuye a matarla con su desesperanza, esa señora le insufló vida a su marido con su amor...

Un placer leerte.

E. G-Máiquez dijo...

Qué emocionante entrada. Muchas gracias, Enrique.

Rafael G. Organvídez dijo...

¡Felicidades por la entrada, Enrique! Acabo de conocer la triste noticia de que la joven italiana ha muerto. O la han matado.

Anónimo dijo...

Es curiosa la facilidad con que todo el mundo habla, en un sentido u otro, sin tener ni repajolera idea de cómo se comportaría en uno de esos momentos en los que no cabe vuelta atrás. A mí me parecen igual de heroicos Gertruda, la mujer del polaco, y el padre de Eluana.

Anónimo dijo...

En honor a la verdad, hay que hacer una matización importante: el ferroviario polaco no estuvo jamás en coma:

"El consejero Nacional en Neurología del Ministerio de Salud polaco, el profesor Hubert Kwiecinski, sostuvo que 'no puede haber certeza de que se trata de un caso de coma ni de ninguna de sus formas'. Es que Grzebski perdió el habla y estuvo paralizado durante años, sin embargo, mantuvo sus funciones vitales de base y no estuvo alimentado de manera artificial ni conectado a un aparato respiratorio, como es el caso de los enfermos que sí están en coma.

"El hombre, de 65 años, confirmó en una de sus entrevistas que siempre estuvo consciente: “Escuchaba todo lo que sucedía a mi alrededor, comprendía todo pero no podía decir ni una palabra –explicó– Estaba como una planta. Fue terrible no poder comunicar”. "

Y hecha esta matización, también es cierto que nuestros entusiastas de la eutanasia no dudarían ni un minuto que la vida del ferroviario polaco era una vida que no merecía ser continuada, y lo despacharían de inmediato al otro mundo.

Por lo demás, es fácil encontrar en Internet casos de personas que se recuperan despues de muchos años de coma propiamente dicho, exempli gratia:

http://news.bbc.co.uk/hi/spanish/science/newsid_3054000/3054187.stm

http://news.bbc.co.uk/hi/spanish/misc/newsid_1269000/1269702.stm

http://www.20minutos.es/noticia/310686/0/muerto/cerebral/despierta/

http://www.rtve.es/noticias/20081218/una-joven-italiana-despierta-del-estado-vegetativo-tras-una-intervencion/208701.shtml


(athini_glaucopis@hotmail.com)

JUANMA SUÁREZ dijo...

Parece ser, señor "anónimo" que hay más "aclaraciones en honor a la verdad":

(La Gaceta, 16 de junio de 2007)

Se ha convertido en el polaco más famoso de los últimos tiempos. Después de casi 20 años, el pasado 12 de abril consiguió recuperar repentinamente el habla y las fuerzas. Jan Grzebski, que trabajaba como ferroviario, tuvo un accidente en 1988 y pasó cuatro años en coma. Hace 15 años recuperó la consciencia pero no podía hablar y sufría desde entonces una parálisis total.

Y aquí el enlace al texto completo:

http://www.condignidad.org/Jan-Grzebski-2.html

Gutiforever dijo...

La otra tarde,cuando volvía a casa y pasaba frente al Senado,reparé en un grupo de unas ciento cincuenta personas,que saltaban,gritaban,reían y se abrazaban alborozados,celebrando la noticia dada por la RAI y las radios,de que Eluana había muerto.
Yo ya no quiero hablar de eutanasia,ni del testamento vital ni siquiera de la división social y el enfrentamiento que se ha producido aquí en Italia,entre las instituciones.
Yo sólo quiero hacer hincapié, en que podrida,que degenerada,que vil puede llegar a ser una parte de esa izquierda que rinde culto a la muerte,para poder llegar celebrar la muerte de una pobre criatura,de una chica postrada en una cama desde hace diecisiete años.
No puedo expresar con palabras,el dolor y la amargura,la tristeza infinita que me produjo ver aquellas gentes,celebrando la muerte de Eluana.

Enrique Baltanás dijo...

Gracias, Guti, por este report desde Italia misma.Desde luego, es incomprensible que estas cosas se celebren como si fueran victorias. ¿Victoria de quién? Saludos.

david dijo...

Pues a bote pronto yo diría que toda esa gente se alegraba porque una familia entera ha dejado de sufrir, a pesar de toda la presión del lobby católico y del gobierno de Berlusconi.

En cualquier caso es una falacia descomunal comparar los casos de un hombre que estuvo en un coma inducido por un tumor cerebral que iba remitiendo y que, finalmente, se ha reducido como para permitirle recuperar la consciencia, porque eso es una cosa, con el de una mujer que está en un estado vegetativo persistente sin causa remisoria, que es otra cosa muy distinta.

En fin, me choca muchísimo esa necesidad de presentar pruebas y razones, como si fuese necesario argumentar una opinión, y luego hacerlo de manera sesgada, invalidando el argumento.

Está muy bien ser pro-vida, caramba. Si lo eres, pues adelante, pero no hagas propaganda basándote en contar noticias parecidas pero no idénticas como si lo fuesen, dejando de lado la diferencia esencial.

JUANMA SUÁREZ dijo...

Bien, David, no me gusta mucho mantener "conversaciones" en blogs que no son míos, pero he sentido la necesidad de contestar:

En primer lugar el catolicismo no es un lobby; es una forma de vivir, una forma de ver que una persona es algo más que un trozo de carne, y que la vida tiene otro sentido más profundo que el de simplemente vivirla. En el caso de Eluana se ha hecho mucha demagogia. Por mucho que quieras creer, a ella la han matado. ¿Cómo si no se explica que muriese cuando le retiraron la alimentación y la hidratación?

No hay ninguna necesidad de presentar pruebas y razones; sólo la imperiosa necesidad de que la gente sepa la verdad: una persona lo sigue siendo hasta el mismo instante en que muere (no digo, espero que lo diferencies, el instante en que lo asesinan). El término "estado vegetativo" es sólo una forma de acallar las conciencias; del mismo modo que se habla de "interrupción voluntaria del embarazo" para no decir "asesinato cruento y ruin de un inocente en el vientre de su madre".

Por supuesto que se buscan noticias parecidas para compararlas. ¿Olvidas que el aborto y la eutanasia se están basando en éso mismo? Coger casos extremos y extrapolarlos para poder hacer un algo que pueda valer para generalizar. ¿Por qué aceptamos que se haga en un lado y no soportamos que se haga en el otro? ¿Tan obcecados estamos con las ideas de una sociedad que celebra la muerte de una mujer? Me parece un poco triste, la verdad. Triste y muy peligroso.

david dijo...

Si Juanma, a mí me parece estupendo que se comparen noticias, pero como bien dices, han de ser parecidas, y estas dos no lo son.

Me parece estupendo que tú consideres que la muerte cerebral no es la muerte, y que un cuerpo que no es más que un trozo de carne al que, ojo, se está manteniendo con vida mediante métodos artificiales, sigue siendo la persona que ya no puede volver a ser. Tremenda paradoja católica, para mí: por lo visto es la voluntad de Dios que se mantenga con vida a ese trozo de carne ya sin alma respirando y latiendo a toda costa, cuando no tiene forma de seguir viviendo por sí mismo, naturalmente. No sé, porque yo no creo en nada, pero si yo creyese en Dios, se me pasaría por la cabeza que tal vez la voluntad de este no sea que se entube y se empale con sondas un cuerpo al que a fin de cuentas lo que le pasa es que por sí mismo se muere.

Pero no deja de ser una cuestión de terminología. Si a ti te gusta llamarle vida a los procesos químicos de una piedra, pues allá tú. Pero lo que tienen las terminologías propias es que no son exportables, tú la usas volutariamente, y yo no, así que lo que tú me definas como estado vegetativo o las comparaciones que puedas hacer con el aborto (y cómo a su vez defines este) sólo me pueden hacer decirte "ah, me alegro por ti", pero desde luego no voy a considerarlas en una discusión, porque son asunto tuyo, y por más que a ti te de la gana imponerlas como universales desde luego no lo son.

Sobre si el catolicismo es un lobby o no, no veo ni cómo contestarte, porque argumentar sobre lo evidente siempre es un problema. Cuando una organización tiene una voz y una influencia que emplea en temas de gobierno y en temas legales que van más allá de su incunvencia (pues por ejemplo me afectan a mí), cuando una organización y un gobierno afín se meten por medio en lo que debería ser una decisión familiar que ya tiene que haber sido lo suficientemente dolorosa por sí misma, si eso no es un lobby, entonces yo no sé qué será.

JUANMA SUÁREZ dijo...

Muy bien, señor David (y perdón por este "cruce de ideas" en este blog suyo, señor Baltanás).

No pretendo alargar esto mucho más. Sólo decirle que me lo ha aclarado todo en una sola frase suya, aparte de que ya veo que se considera un trozo de carne (y por extensión a todos los seres humanos): "si yo creyese en Dios"... Ya está todo dicho.

Por cierto, y para aclarar las cosas, Eluana no estaba en "muerte cerebral". De hecho, salvo alimentarse, mantenía por sí misma todas las constantes vitales. ¿Me quieres decir que si alguien no puede alimentarse por sí mismo hay que dejar que muera de hambre? Vale...

En cuanto a TUS terminologías, estás comparando (yo no lo hago) los procesos químicos de una piedra con no sé qué otros procesos. La VIDA no es algo que yo defina. El ABORTO es un crimen, la EUTANASIA también, y el dejar morir a alguien de hambre y sed, lo mismo. Las cuestiones universales, como tú las llamas, no se imponen, SON. Da igual las ideas políticas o religiosas. Un crimen es un crimen.

En cuanto a lo del "lobby católico", veo que has visitado la Wikipedia. Nada que discutir. Toda la sociedad es un lobby en tanto que "tiene una voz y una influencia que emplea en temas de gobierno y en temas legales que van más allá de su incumbencia". Es lo que hacemos cuando votamos.

Aquí el problema real está en la dignidad que se le quiera dar al ser humano. Si sólo es un trozo de carne, no sólo Eulana; matemos a los tetrapléjicos: ellos necesitan ser alimentados igual que ella, e igual que ella no pueden valerse por sí solos... ¡Ah, no! que los tetrapléjicos abren y cierran los ojos, y a lo mejor, pueden hablar... Bueno, como es un trozo de carne, esperemos a que duerma. No hay problema... Lo sé. Me vas a decir que no es lo mismo, y también lo sé. La diferencia es que para los que defendemos que el ser humano es algo más que un trozo de materia, todas las vidas, estén en el estado en que estén, son igual de dignas. Este es el verdadero problema de la cuestión: que hay quien se empeña en catalogar a la gente en servibles o inservibles. Las inservibles hay que hacerlas desaparecer...

Y no creo que diga más sobre ésto (al menos en este blog; lo siento, señor Baltanás).