LA FRASE

"Una vez descartado lo imposible, lo que queda, por improbable que parezca, debe ser la verdad."

Sir Arthur Conan Doyle

martes, 24 de febrero de 2009

"Memoria" contra Historia


Ayer, en la lista de correos de la USE se recibió este correo:

"Muy buenas,

Hace unos meses me sorprendió ver que en el vestíbulo de entrada del Colegio Mayor Hernando Colón de la Universidad de Sevilla aún había colgada una gran placa que decía:

"Este edificio fue solemnemente inaugurado el día 7 de octubre de 1948, bajo el signo del glorioso caudillo de España Francisco Franco Bahamonde, siendo ministro de educación nacional el Exmo. Señor D. José Ibáñez Martín, con motivo de la conmemoración del VII Centenario de la reconquista de Sevilla y de la Fundación de la Marina Castellana".

Desde aquí pido al Rectorado de esta Universidad Pública que siguiendo el espíritu de la Ley de Memoria Histórica retire de una vez esta placa que ofende a muchos que perdimos a familiares y amigos luchando por la democracia.

Saludos,"
Pero, vamos a ver, esa placa, ¿dice acaso algo que no sea verdad? ¿No se inauguró ese edificio en tal fecha? ¿No era caudillo de España Franco y no era miles gloriosus? ¿No era entonces ministro de educación nacional Ibáñez Martín? ¿No se conmemoraba el
VII Centenario de la reconquista de Sevilla ese año de 1948?

No, si ahora va a resultar que el Colegio Mayor lo inauguró Fernando de los Ríos bajo el signo glorioso de don Manuel Azaña.


17 comentarios:

José Miguel Ridao dijo...

Y aún hay casos peores, Enrique. ¿Cómo es posible que haya en Sevilla una avenida "de los Reyes Católicos? ¿Cómo se permite un homenaje a esa pareja intolerante que acabó con las tres culturas? ¿Y qué decir de la calle Trajano, ese exterminador de dacios? ¡A este paso ponen el nombre de Hitler a un barrio! Urge una moción para ampliar el alcance temporal de la Ley de Memoria Histórica.

Fuera de bromas, lo de glorioso para mí que sobra.

LFU dijo...

El remitente del mail sólo pide que se aplique la Damnatio memoriae o "condena de la memoria" dictada por ZP contra el anterior Jefe del Estado. Era la forma en que la antigua Roma condenaba el recuerdo de un enemigo del Estado tras su muerte. Cuando el Senado Romano decretaba oficialmente la damnatio memoriae, se eliminaba todo cuanto recordara al condenado: imágenes, monumentos, inscripciones, e incluso se llegaba a la prohibición de usar su nombre. Falta poco para esto último y si no, que se lo pregunten a Garzón

Jesús Cotta Lobato dijo...

Yo propongo que al lado de esa placa se adjunte otra donde se diga lo que la democracia ha hecho por ese colegio mayor. Por ejemplo, si se le ha dado dinero para arreglar los baños, una placa que diga: "Bajo el gobierno glorioso de X, se arreglaron los baños".

LFU dijo...

Y lo de "glorioso" hay que atribuirlo a la retórica de la época. Nadie escribiría hoy una placa así por un elemental sentido del ridículo y de la estética, pero la placa es de su época y retrata el ambiente reinante. No podemos estar cambiando las inscripciones como no lo haríamos con una inscripción funeraria encontrada en Itálica.

María dijo...

Al menos te diste cuenta de tu falta de paciencia, así que seguro que de ahora en adelante la practicarás con el prójimo. Es verdad que a veces no apetece nada, pero yo creo que precisamente el esfuerzo de "ese" determinado momento (y muchos otros) es lo que vale. La vida es un arte que hay que jugar en serio (como dice tu hermano) y DARSE es serio. Animoo!!!Atiende a Santa Teresa, QUE SE APRENDE TELA. Yo, cuando me falla la caridad, la repaso, y tambien aquello de "tanto amó Dios al mundo que envió a su único hijo" y pienso "¿no vas a dar tú diez minutos?". Así que a molestarse un poquito, que no hay que acomodarse mucho...digo yo..y mañana puedes ser tú el que necesita esa atención...Cariñoso saludo (y perdón por el sermón...). María.

Juan Antonio Glez. Romano dijo...

Yo creo que lo que molesta es lo de "glorioso". Bastaría con corregirlo "al grafitérico modo", poniéndole una jota, una zeta, y así tendría tales tintes logsianos que ya nadie discutiría su existencia. Si caudillo lo reescribimos como "kaudiyo", perfecto ya.

RAMON ZAMORA dijo...

En primer lugar, conviene recordar cuántas placas destruyó el "glorioso alzamiento" tras la guerra civil, cuántos nombres fueron expulsados del nomenclátor de nuestras calles para dejar sitio a la inundación de generales franquistas.
En segundo lugar, yo no estaría tan seguro de que la placa del colegio mayor diga la verdad: ¿era "glorioso" el caudillo? ¿el título de caudillo lo utilizaba legalmente?
Yendo a mayores ¿es correcto hablar de reconquista o mejor decir conquista?
Finalmente, la placa tuvo sentido, no justificación, en un momento histórico, ahora estamos en otro ¿por qué conservarla?
Se documenta y se manda a un museo.
La vida sigue.

Anónimo dijo...

Yo odiaría parecer de izquierda, cosa que no soy, entre otras cosas porque creo que, sin desaparecer las ideologías, la distinción ya no se halla entre izquierdas y derechas, sino en otros lugares, pero quisiera lanzar una pregunta, ¿no sería mejor haber dicho el "Excmo. Sr. D. Francisco Franco, Jefe del Estado Español" o "Regente del Reino de España", si se prefiere evitar lo de Estado español? Es que, sinceramente, aún estando dispuestos a juzgar a Franco como una figura histórica, de un modo objetivo, con sus luces y sombras, por eso mismo, precisamente, lo de "glorioso" y lo de "caudillo" son términos que no terminan de tener mucho sentido, y sobre los cuales no creo que mucha gente, no ya entre la gente de izquierdas, sino entre la gente más o menos moderada, esté de acuerdo. Si se quiere hacer Historia, y no memoria histórica desde instancias públicas, se debe tratar a los personajes históricos simplemente como eso, como personajes históricos.

Jose dijo...

Hola, nunca he entendido como personas con cierta presencia pública y en espacios con dimensión pública como los blogs, a las que considero con un mínimo de sensibilidad, pueden tener simpatías por un régimen dictatorial como el que padeció y afortunadamente dejo atrás este país. Y condenar el totalitarismo no significa ser socialista, ni comunista, significa decencia. Afortunadamente, contamos con una Constitución que nos protege, aunque no todo lo que debiera, sobre todo de aquellos que se aprovechan de ella para eliminarla, léase simpatizantes de organizaciones terroristas y apologetas de regimenestotalitarios, digo que no nos protege todo lo que debiera, porque los simpatizantes del franquismo siguen vertiendo sus simpatías sin problema alguno, al contrario que en muchos países europeos.
No vale tirar de un pasado lejano, simplemente porque algunas victimas del franquismo y sus herederos, al igual que las del terrorismo, todavía viven, y no lasde Julio César o Napoleón. Mire, no es cuestión de que sea cierto o no los datos, si no, y lo sabe usted muy bien, de lo que representan. ¿deberíamos dejar entonces también las placas que en el País Vasco recuerdan a los terroristas, con datos ciertos como sus nombres?
Evidentemente no. Pues igual con todo lo que los elementos que recuerden a los enemigos de la libertad y la democracia, y espero que muy pronto nuestra constitución también nos protega de todo esto y desaparezcan toda clase de apologías


Un cordial saludo.

José Miguel Ridao dijo...

A mí no me gusta lo de "glorioso" y "caudillo"; lo de "España" sí. Pero no se trata de mis gustos; estoy con LFU en que no podemos andar cambiando inscripciones. O las quitamos o las dejamos tal cual, y no deja de ser un testimonio histórico; al fin y al cabo no es una estatua de Franco, e incluso el derribo de estas estatuas genera debate. A nadie en su sano juicio se le ocurriría quitar de un templo egipcio una inscripción jeroglífica para llevarla a un museo, por mucho que alabara el carácter divino del faraón, señor de las voluntades de su pueblo.

Conclusión: hace 70 años que acabó la Guerra Civil y aún sangran las heridas. ¿No será que alguien se ha encargado de reabrirlas?

LFU dijo...

Por alusiones, a Jose le diré que no es función de la Constitución en un país democrático la prohibición de la libertad de expresión, sino más bien todo lo contrario. Claro para los que reparten carné de demócrata, todo lo que no sea ajustarse al pensamiento único debería ser expulsado de la vida pública. Pues no señor. Yo no defiendo el franquismo como régimen político, absolutamente anacrónico e inviable en la España del siglo XXI. Pero pido y exijo un mínimo análisis riguroso y crítico de la historia sin sectarismos. El régimen del 18 de julio tuvo muchos errores y también muchos aciertos, pero parece que éstos últimos hay que borrarlos como sea. En todo caso dicho régimen es fruto de una situación concreta, y de una época determinada, que no puede despacharse alegremente diciendo que nació de la rebelión de unos cuantos generales ambiciosos. Pues no me da la real gana. Los totalitarios son los que no admiten discrepancias. Yo pienso decir a los cuatro vientos lo que creo y siento, por mucho que a otros les molesten mis ideas. Mi padre fue uno de los muchos políticos que sirvieron a España bajo ese régimien y lo hicieron con honradez, ilusión y amor a España. Y mientras tenga un hálito de vida no pienso dejar que totalitarios ávidos de revancha me tapen la boca y me obliguen a renegar de mis raices. Yo no soy Bermejo, que es capaz de insultar la memoria de su padre diciendo que primero luchamos contra los padres y depués contra ls hijos. Y si algún día por ese motivo tengo que entrar en el gulag, merecerá la pena. Y tal vez ese día,los que pretenden equiparar a Franco con Hitler u otros personajes de ese jaez, me explicará si hoy sería posible que el jefe del Estado en Alemania hubiera sido designado digialmente por el Führer.

Lopera in the nest dijo...

Querido Jesús Cotta, la propuesta que haces ya se ha realizado en cierta manera. Existe una placa similar, digo similar no igual, en el Centro Informático Científico de Andalucía (CICA). Lo que demuestra que en todos los tiempos a los políticos les gusta que le pongan una placa que diga los "gloriosos" que son.

RAMON ZAMORA dijo...

XXX

RAMON ZAMORA dijo...

CCC

Saki dijo...

¿Glorioso?

Saki dijo...

¿¿¿¿GLORIOSO???

Anónimo dijo...

Soy argentino, y orgulloso de lo que está haciendo la Justicia de mi país con los sátrapas asesinos de la última dictadura.

Lo mismo que hacen cada vez que cazan por ahí un nazi los alemanes e isrealíes.

Pero en España, ¡ah, tierra de fachas! Ni la tímida Ley de Memoria Histórica respetan! Qué mierda de blog! Andá, censurámelo y chupame bien la pija.