LA FRASE

"Una vez descartado lo imposible, lo que queda, por improbable que parezca, debe ser la verdad."

Sir Arthur Conan Doyle

jueves, 10 de septiembre de 2009

¿Existen liberales en España?

¿Existen liberales en España? Puede ser. Pero yo no los conozco, o los que conozco parecen, la verdad, muy tibia o escasamente liberales. Bien es cierto que el liberalismo es una doctrina socioeconómica que no se ha aplicado hasta ahora en ningún país del mundo, salvo muy parcialmente en Estados Unidos y con cuenta gotas en los países de la UE.

Pongamos el ejemplo de la educación, ahora que comienza el curso. Un verdadero liberal diría que la educación es una competencia, y un deber de los padres, de la sociedad, nunca del Estado. El Estado no debería tener universidades, ni colegios, ni guarderías, ni nada. Menos aún, establecer los programas o los contenidos. Todo eso lo puede hacer la inicativa privada (laica, religiosa o mediopensionista):

Dice, sin embargo, el autodenominado liberal Álvaro Vermoet en Libertad digital:


"Hay quienes sostienen que los liberales debemos apoyar una desregulación de toda la educación, dejando que sea el mercado el que organice el sistema educativo en función de las necesidades de la economía. Pero todos los grandes autores liberales, empezando por Adam Smith y siguiendo por Condorcet, han defendido la instrucción pública como una herramienta del Estado liberal destinada a la promoción social, es decir, a que sea la selección basada en el mérito y no en el dinero la que determine las oportunidades de futuro de cada alumno. Se trataría, por tanto, de un instrumento que pretende elevar el nivel cultural de la población, transmitiendo las herramientas que permitan a cada ciudadano ser libre y autónomo (leer, escribir, hacer operaciones matemáticas básicas...) y servir como "ascensor social", haciendo que la cultura y la instrucción lleguen a toda España. Esta instrucción debería preparar "maestrías" o enseñanzas técnicas en algunos casos y ofrecer vías más académicas en otros, de tal forma que resulte útil a toda la población y permita una auténtica igualdad de oportunidades en toda la Nación, se nazca donde se nazca y con independencia de los medios económicos."


A mí me da igual lo que dijera Adam Smith o dejara de decir Condorcet. En lo que me fijo es en el falso argumento de que, si el Estado no interviene, no estará garantizado que sea la selección basada en el mérito y no en el dinero la que determine las oportunidades de futuro de cada alumno. Todos hemos conocido alumnos sin recursos económicos que han estudiado con becas. Incluso esas becas no tiene por qué darlas el Estado, o sólo el Estado, las pueden dar las propias instituciones académicas, fundaciones, empresas, como sucede en Estados Unidos. Una universidad, un colegio, una empresa... está interesada en el mérito y la capacidad, porque ello le será rentable, de una manera u otra, en el futuro.

Y concluye el liberal Vermoet:

"Finalmente, los liberales que creemos en España como Nación liberal, como espacio de igualdad y libertades ciudadanas por encima de etnias, religiones y nacionalidades, debemos defender la utilidad de la Instrucción pública nacional para garantizar la continuidad histórica de España y que la enseñanza de nuestra lengua y nuestra cultura llegue a todos, frente a los delirios nacionalistas que no hacen sino minar la igualdad de oportunidades."

O sea, que la finalidad de la educación pública no es otra, en realidad, que el adoctrinamiento. La educación para la ciudadanía, pero con otros contenidos. En realidad, así es cómo surgió la enseñanza estatal: para arrebatarle a la Iglesia la formación "espiritual" de los niños y jóvenes, que el Estado quería transformar en formación "ideológica", so pretexto, claro está, de extender la instrucción, etc., etc.

Dejemos que haya libertad para crear empresas educativas (empresas, cooperativas, fundaciones...), y demos verdadero derecho a escoger a los padres, retírese por completo el Estado de este ámbito, que no le incumbe, y en el que no es más que un elefante en una cacharrería, y dejemos que la sociedad por sí sola se organice como mejor quiera y sepa. Eso, sí, descontándonos los impuestos proporcionales y correspondientes.

Pero Vermoet no estará, no está, de acuerdo: con liberales así, ¿para qué necesitamos socialistas?

5 comentarios:

Antonio Rivero dijo...

En España el liberalismo es la salida al desfalco social que estamos afrontando... El problema de la educación, el de la economía, el de la justicia... Soluciones: Educación privada y cheque escolar, bajada de impuesto y una justicia fuerte, olvidemosnos de tanta regulación inutil.

En España poner un negocio cuesta 31 días como mínimo, en los países más avanzados de Europa, 1 solo día, abajo con la burocracia y que dejen la iniciativa a los ciudadanos.

Saludos Enrique, por lo menos no dejaste de escribir en tu blog tanto tiempo como anunciaste.

Anónimo dijo...

Mirando las cosas desde otro ángulo, lo importante sería que los colegios e instituciones educativas fueran mejores de lo que son, tanto los religiosos como los del estado, que fuera posible apoyar a los excelentes en ambos ámbitos y cerrar los deficientes, que los hay y muchos. Fijémonos en aquellos países con un mejor sistema educativo (Suecia, Alemania, Finlandia, Japón…) y en aquellos colegios privados (religiosos o no) que verdaderamente son lo que proclaman ser (en todas sus tendencias y opciones, desde el Opus al Colegio Estudio, pasando por Summerhill, Rudolf Steiner, Dulwich College y Eton). ¿Por cierto, sabes de algún país que no tenga algún tipo de sistema de educación pública?

Jorge dijo...

Corríjame si me equivoco pero, según su argumento, un alumno de rendimiento medio y con escasas posibilidades económicas nunca podría tener la educación que deseara en el sistema que usted defiende. En la mayoría de los casos los méritos son fruto de la capacidad, y no todo el mundo tiene la misma capacidad . La sociedad también necesita perfiles medios para funcionar...

Enrique Baltanás dijo...

Las cosas, Jorge, a mi entender, no dependen sólo de la capacidad, sino del tesón, la voluntad, el esfuerzo... y también un poquito de la suerte.
En lo que yo no creo desde luego es en la igualdad, ni que exista ahora ni que vaya a existir en el futuro.
"La sociedad también necesita perfiles medios para funcionar...": completamente de acuerdo. En este mundo todos tenemos nuestro papel, incluidos nosotros, los mediocres.

Anónimo dijo...

Leyendo su articulo me parece que usted quiere confundir a la gente sobre lo que es ser liberal. Primero los liberales creemos en la igualdad de oportunidades, lo cual quiere decir que de alguna manera tiene que garantizarse esa igualdad. La unica forma que se me ocurre es procurando una educacion de la maxima calidad que le de a cada individuo independientemente de su origen social la posibilidad de desarrollarse al maximo de sus cualidades. Lo que usted propone es que aquellos que tengan recursos asi sean unos ineptos mantengan su posicion y los que no tengan asi sean genios se queden donde estan que es su sitio. Una idea muy propia de los neo conservadores americanos tipo Bush y cia. Estos señores confunden a la gente respecto al significado de lo que es el liberalismo politico, porque lo que ellos propugnan es el libertinaje economico. Si quiere saber lo que es ser liberal en Europa, y lo que deberia significar ser liberal en España solamente lea el preambulo de la constitucion del Partido Liberal Democrata Britanico:"Los Liberales Democratas existen para garantizar una sociedad justa, libre y abierta en la que los valores de la comunidad, la libertad y la igualdad esten garantizados y en la que nadie este esclavizado por la pobreza, la ignorancia o la conformidad. Luchamos por la dignidad, la libertad y el bienestar de los individuos. Reconocemos y respetmos el derecho a la libertad de consciencia y el derecho de cada individuo de desarrollar sus capacidades al maximo. Nuestro objetivo es dispersar el poder politico, apoyar la diversidad y la promover la creatividad. Creemos que el papel del Estado es garantizar que todos ciudadanos puedan disfrutar de estos ideales, contribuir plenamente a sus comunidades y participar en las decisiones que afectan sus vidas."
Como podra ver los verdaderos liberales no tienen nada que ver con los socialistas, y mucho menos con los socialistas españoles.
Por favor deje de confundir a la gente, que en este pais ya estan bastante confundidas y fastidiadas