LA FRASE

"Una vez descartado lo imposible, lo que queda, por improbable que parezca, debe ser la verdad."

Sir Arthur Conan Doyle

domingo, 16 de mayo de 2010

MOT D'ORDRE

Seamos reaccionarios; pidamos lo imposible.

19 comentarios:

marinero dijo...

Curiosa manera de verlo. Aunque debo decir que, a esas alturas, encuentro yo muy difícil distinguir entre lo reaccionario y lo revolucionario. Más diré: ¿no serían lo mismo? Revolución es giro, y por tanto conlleva vuelta a donde antes se estuvo, o al menos a lugar parecido. Y reacción..., pero no nos perdamos en vericuetos semánticos.

Olga B. dijo...

Jeje, esto es como lo de rehacer versos... pero con eslogans que, la verdad, a pesar de las burlas del tiempo, tuvieron su parte genial.
¿Lo imposible? Soy muchísimo más pesimista que tú: yo creo que os lo hemos puesto fácil...al menos lo de sentirse reaccionarios;-)
Me avergüenza gran parte de la izquierda y no puedo sentirme de derechas, eso sí que es un drama.
Saludos.

Gómez de Lesaca dijo...

Es verdad.

Los reaccionarios piden lo imposible:

1. Los más moderados volver al pasado.
2. Los más visionarios volver a lo que nunca existió: La Edad de Oro, la sociedad armónica de la Edad Media, etc.

Saludos.

Simeón dijo...

¿Qué es "ser de izquierdas" y "ser de derechas"? ¿Ser bueno o malo, según desde dónde se mire? ¿Nada de lo "bueno" de un lado podemos encontrarlo en el otro y viceversa? ¿Y con lo "malo" pasa igual? ¿No son cada una de estas posturas reacciones a la contraria, autoadornadas de las virtudes negadas en la otra?

¿Es imposible encontrar valores comunes por no concedérselos al contrario?
Aviados vamos.

(No he descubierto América).

marinero dijo...

Para Olga B.: a mí, en cambio, no me avergüenza parte alguna de la izquierda; no quiere esto decir que les crea infalibles, sino que acepto sin avergonzarme la posibilidad de que (como todos) cometan errores. Y conste que yo tampoco puedo sentirme de derechas, al menos con la derecha española, en la que tan general es (aunque haya raras, y elogiables, excepciones) lo ultramontano y lo intolerante. Con todos sus defectos, me parece que la izquierda ha interiorizado mucho mejor, y desde hace mucho más tiempo, la idea de que la convivencia es cosa de todos, izquierda, derecha y los que no son ni una cosa ni otra (por ejemplo, porque la política no es interés prioritario en su vida), que también los hay. Y, con que la derecha en general -insisto, con raras y elogiables excepciones- llegara a ese mismo nivel de aceptación del derecho del otro a disentir, del que me parece enormemente lejos, me daría ya por muy satisfecho.

Valentin Ibarra - (acertijo) dijo...

Visite www.lengua-libre.blogspot.com
Un reducto inofensivo de Filosofía, letras y otros males de menor importancia.

Enrique Baltanás dijo...

Hoy lo más revolucionario es lo más reaccionario. Por ejemplo, que los escolares que van de excursión por la calle formen en fila de a dos, o que al llegar el profesor a clase los alumnos se levanten de sus asientos...

Simeón dijo...

Marinero, mi madre dice un refrán:

A nadie le son sus hijos feos ni le huelen sus peos.

Mora Fandos dijo...

O que te hablen de Don.

Olga B. dijo...

A mí sí me avergüenza, marinero, precisamente porque me importa y me preocupa. Esa interiorización de la convivencia que sería deseable en todos los lados y que, de hecho, se ha producido internamente en muchas familias españolas (por eso no me creo que no pueda producirse en un país) me consta que en muchos casos no es más que una postura políticamente correcta, mientras se siguen marcando territorios falsos y contundentes, y se marcan desde lo afectivo, que es algo prácticamente imposible de quitarse de encima.
Y sí, Enrique, la simple educación empieza a resultar revolucionaria, pero ese no es campo acotado de los "reaccionarios", sino deber de todos. Y eso que yo pierdo las formas en cuanto me descuido... pero no será por no intentar guardarlas, es que me apasiono y se me escapan;-)
Saludos.

Manolo dijo...

Puestos a ser reaccionarios (¿o revolucionarios?) pidiendo algo imposible, yo me pediría la recuperación por el Gobierno "estatal" de las competencias en Sanidad, Hacienda y Educación.

marinero dijo...

Admiro la actitud de Olga, más "comprometida" emocionalmente de lo que yo lo estoy, y comparto con ella ese deseo de buenas formas, que a veces tanto se echan de menos. Respecto a "Simeón", se equivoca: precisamente porque veo y reconozco las excepciones que, en la derecha, no son ultramontanas ni intratables, me es evidente por contraste lo lejos que la generalidad está de, digamos a modo de ejemplo, Gallardón en Madrid o Basagoiti en el PV... Por lo demás, me siento personalmente demasiado lejos de la política como para tener preferencias definidas; quiero decir, ningunos son "los míos". Y, si la derecha se pareciera a los ejemplos que he puesto (y no, en cambio, a la también madrileña Aguirre o al también vasco Mayor Oreja, lamentables ejemplos de prepotencia irracional), no tendría nada de imposible que alguna vez les votara.

Simeón dijo...

¿Lo que en la derecha es excepción en la izquierda es generalidad, o mayoría, Marinero?

eres_mi_cruz dijo...

estoy de acuerdo con todos...
¡joppla, esto sí que es reaccionario!...

imaginen que en Sevilla, por ejemplo, fuésemos educados e hiciésemos por llevarnos bien... oigan, pues por la calle Asunción da gusto el paseo... los comerciantes, reacios al principio, están encantados... y la Avenida está espléndida, fantástica... en ambas podemos mejorar ciertas cosas como el caos de las bicicletas pero miren... es cuestión de ideas y de tiempo...
¡apúntese una, Monteseirín!... y que su sucesor en el cargo haga la quinta parte de lo que usted...

stereo, hi-fi, dolby, surround, bass reinforced, mega-bass, 3d... todo un camino de inventos revolucionarios y acústica envolvente... para que el último grito sea escuchar música con el teléfono móvil como si fuera un transistor de pilas...

bendita reacción...

marinero dijo...

En respuesta a Simeón: mayoría, ciertamente; en todo hay excepciones. Un ejemplo: jamás, con Zapatero o con Felipe González, se ha asistido a un grado de manipulación de la información como el que es cotidiano en Telemadrid. Y sé de lo que hablo: aunque basta con verla, ocurre que conozco, conozco bien, a gente que trabaja allí. Y que trabaja hace muchos años, y ha conocido otros gobiernos. No, amigo Simeón, lo siento: aunque tú no quieras creerlo, hay diferencia. Y no lo digo con ninguna alegría: ojalá no fuera así.

Simeón dijo...

Debo ser un reaccionario con todas las de la ley y en el sentido tradicional, porque siendo andaluz, me huelen más los peos socialistas.

Sin ánimo de ofender ni por ir a la contra, me ha parecido bastante ingenuo eso de que con Felipe o con José Luis el grado de manipulación de la información es más bajo. Yo diría más sutil o más fino (que no siempre). Pero no puedo comparar: sólo accedo a La Nuestra (la TV).

Valentin Ibarra - (acertijo) dijo...

¿Hasta donde la militancia y la ideología (no necesariamente partidaria) otorgan al militante libertad y posición crítica – y desde donde opacan hasta apagar el juicio crítico (objetivo)?

marinero dijo...

No soy yo el único que opina lo de que el grado de manipulación de la actual Telemadrid es del todo incomparable con el de etapas socialistas. Una de las personas a las que me refería, trabajador en dicha TV desde que empezó y nada amigo de los socialistas, piensa, y con motivo, exactamente lo mismo que yo.
Respecto a la manipulación socialista de las cadenas estatales, todo puede discutirse; pero recuerdo que no hace mucho le fue concedido el premio de "Media Tenor" (puedes ver aquí mismo en Internet qué historia es ésa; copio de la noticia de la concesión en medios españoles: "un prestigioso instituto académico de análisis internacional sobre medios de comunicación con sede en Nueva York, Bonn y Zurich") al Telediario 2 de TVE como mejor informativo del mundo (por delante de los de la BBC británica y la ABC estadounidense).
No es que un premio de por sí signifique muchísimo; pero la posibilidad de que eso mismo ocurriese alguna vez ya no con los informativos de Telemadrid (posibilidad nula, meramente cómica), sino con un informativo de una cadena controlada por el PP, me parece en este momento infinitamente lejana. Desde luego, jamás ha ocurrido. Y esos dos, el premio al Telediario-2 y la inexistencia de nada parecido a nivel internacional a un informativo pepero, son datos reales y perfectamente contrastables.
No, insisto: hay diferencias evidentes; y conste, repito y termino, que no me alegro de ello.

eres_mi_cruz dijo...

aplicación del principio de acción-reacción

un mundo en evolución avanza por acción...
un mundo en involución avanza por reacción...

bendita reacción...