LA FRASE

"Una vez descartado lo imposible, lo que queda, por improbable que parezca, debe ser la verdad."

Sir Arthur Conan Doyle

sábado, 31 de julio de 2010

ÁLOGOS Y REINO

La otra tarde, con más de cuarenta grados en la calle, la pasé en la cama, con el aire acondicionado y el ventilador, o sea, un combinado de artillería pesada y artillería ligera contra el fuego contrario del calor. De una tacada me leí los cuatro últimos títulos de la colección Álogos. Los Apuntes y fuegos de Jesús Cotta, el Alguien me responde de Juan Antonio González Romano, Al hilo de los días de Suso Ares Fondevila y Una realidad fractal de Ignacio Tomás.
Interesante experiencia ésta de la colección Álogos. No conozco, al menos en España, pero creo que tampoco en ningún otro sitio, otra colección como esa. Hay ya blogs convertidos en libro, sí, pero una colección expresamente dedicada a esto, no.
La ocurrencia la ha tenido Javier Sánchez Menéndez, editor de Siltolá, y acuñador del término "álogo", y ya nos contará si se arruina o no.
Pero, mientras sí y mientras no, hay que seguir estos Álogos, a ver cómo casan blogs y libros. Si es matrimonio, adulterio o flirteo. El tiempo lo dirá.

Lo que es cierto es que a los libros habrá que juzgarlos como tales libros.






***

 Por la noche el calor seguía siendo agobiante, así que, después de cenar, volví a la artillería pesada y ligera. De nuevo un libro abierto. Esta vez El reino blanco, último libro de Luis Alberto de Cuenca, editado por Visor, que al fin se ha decidido a aliviar el luto de sus cubiertas. Atención a este libro, que puede ser uno de los mejores de la temporada. Al menos como poeta, Luis Alberto está en plena forma. Emocionantes sus poemas al perro Joker y al gato Soseki, como antológica su Carta a los Reyes Magos o los versos que dedica a Foxá...
Creo que me dormí leyendo alguno de sus desinhibidos poemas eróticos. De lo que soñé esa noche, no consigo acordarme.
La mañana amaneció algo más fresca.

2 comentarios:

Juan Antonio Glez. Romano dijo...

Gracias por la mención, Enrique. Un abrazo.

Ignacio dijo...

Por un lector acabo de ver esta referencia; muchas gracias por la considferación ¿Cómo se me pasó esta entrada?