LA FRASE

"Una vez descartado lo imposible, lo que queda, por improbable que parezca, debe ser la verdad."

Sir Arthur Conan Doyle

martes, 14 de septiembre de 2010

EL ESTADO DEL BIENESTAR

... Demasiado Estado para tan poco bienestar.

11 comentarios:

Mora Fandos dijo...

Cuando hay demasiado de algo, no se puede estar bien.

eres_mi_cruz dijo...

hummm... pedazo tumor de Estado...
muy pero que muy mala pinta...

Gonzalo Gragera dijo...

Me gustaría leer su solución a los inconvenientes y cuáles son dichos inconvenientes,de ser así,del Estado de Bienestar;profesor.

Sara dijo...

Quizás. Pero vivir en un estado desmantelado tampoco es jauja que digamos!

Simeón dijo...

Ni tanto, ni tan calvo. No sé si es de Aristóteles o de quién, pero en el medio está la virtud (dependiendo de los extremos).

Enrique Baltanás dijo...

Me temo que el consejo aristotélico no sirve en este caso: la voracidad del Estado es insaciable, su arbitrariedad casi infinita.

La mayoría de la gente se muestra convencida de que el llamado "Estado del Bienestar" (digo llamado porque en realidad no es así) reparte más justamente la riqueza. Otro día podemos entrar en casos concretos (pensiones, sanidad, educación...)

Yo pienso lo contrario: ya sé que estoy en minoría, en minoría absoluta.

Sara dijo...

Es verdad, hay muchas personas que perciben el estado como un ente benevolente más que otra cosa, y eso dice mucho de las estrategias de auto-legitimación llevadas a cabo durante los últimos 50 años… Tanto éxito han tenido esas estrategias que hoy día parece que el poder inmenso que sustenta el estado, su voracidad y arbitrariedad, sólo es percibido en zonas donde éste ha sido una fuente continua de conflicto, como en Irlanda del Norte. Así, no sorprende que allí la percepción sea justamente la contraria y que la población católica tienda a olvidar el papel del estado de bienestar británico en el reparto de la riqueza y la igualdad de oportunidades… En fin, que creo que se hace necesario conocer bien a la ‘bestia’ (especialmente en estos tiempos que corren) pero no creo que liquidarla sea una ‘solución’. Perdón por el rollo, y saludos desde Belfast!

E. G-Máiquez dijo...

Otro aforismo sobre lo mismo y no tan logrodo: Lo dice su nombre: en el Estado del Bienestar, el Estado se coloca delante.
A ver si repitiéndolo de muchas maneras...

CB dijo...

Claro, como su nombre indica el bienestar es del Estado, la cosa es quiénes son el Estado. Yo me miro y no me lo veo por ninguna parte.
Para recaudar, redistribuir, planificar, convencer de lo necesarios que son y camuflar lo que perjudican, etc, etc... hace falta tanta tanta gente, que al final el que parte y reparte se lo lleva todo. Al final como siempre, no me acuerdo quién lo cantaba, las peeenas son de nosotros, las vaquitas (bien gorditas) son ajenas...

Simeón dijo...

Estás en minoría porque en España se van cumpliendo los objetivos de nuestro malhadado sistema educativo: convertirnos en masa no pensante.
Con la neolengua y el doblepensar, nos convencemos cuando algún ministro camarada de Robin Hood nos dice que le van a subir los impuestos a los ricos (el bolsillo de los paganos de siempre se echa a temblar).

Olga Bernad dijo...

Tengo mis dudas sobre el peso que deba tener el Estado, pero me pregunto qué hay debajo de ese ¡abajo el estado! que podría ser afluente de cualquier río, desde el más libertario al más liberal. Ambas son palabras derivadas de libertad. Pero presumo que no hay mucha en reserva, creo que cuando se pronuncia la palabra libertad sólo se habla de libertad económica. Asusta un poco.