LA FRASE

"Una vez descartado lo imposible, lo que queda, por improbable que parezca, debe ser la verdad."

Sir Arthur Conan Doyle

sábado, 14 de julio de 2012

DEJADO EN FACEBOOK

Contempla uno con cierto distanciado escepticismo la rociada que está cayendo sobre Facebook (consignas, fotomontajes varios, lo que esa diputada dijo o dejó de decir, y de quien lo dijo -eso nadie parece ponerlo en duda, a pesar de su inverosimilitud). La verdad, es comprensible... La tribu anda revuelta, porque le han dicho que ha llegado la hora de apretarse el cinturón, y además, ahora, de verdad. Pues si eso les alivia, desahóguense. Total, es gratis. Pero sosiénguense sus señorías cuanto antes, porque no parece que estemos preparando el asalto a ningún Palacio de Invierno. Hasta Rubalcaba parece haberlo comprendido, como se desprende de su última intervención parlamentaria.

Entiende uno la política como sereno (o lo más que se pueda) debate de ideas o, por decirlo con palabras de otra época (lagarto, lagarto), como legítimo y pacífico "contraste de pareceres". Pero es que uno debe de ser muy ingenuo. Al menos, nunca ha comprendido eso de que la política tenga que servir de canalización de nuestros personales exabruptos.