LA FRASE

"Una vez descartado lo imposible, lo que queda, por improbable que parezca, debe ser la verdad."

Sir Arthur Conan Doyle

domingo, 15 de octubre de 2006

Diario de avisos

UNO.- No todos los libros que anuncio en la columna de la derecha me parecen siempre recomendables. La antología sobre la generación del 36 de Ruiz Soriano, por ejemplo, no deja de suscitarme algunas reservas. Comienza Ruiz Soriano su extenso prólogo denigrando el concepto de generación, que considera inválido, pero luego se pasa todo el prólogo hablando y analizando cómo se formó y qué características tiene la hipotética generación del 36. Coherencia debe llamarse esto. Así, claro, no le da tiempo a caracterizar individualmente a cada poeta. De poetas, faltan algunos (Delgado Valhondo, por caso, como ya señaló Álvaro Valverde) y quizás sobran otros. La selección no es representativa: de Arturo Serrano Plaja se ignora por completo su último pero fundamental libro La mano de Dios pasa por este perro, con lo que la imagen de este poeta queda hábilmente desenfocada... y hay otros casos.
En cambio, sí me están gustando, y mucho, las Siluetas literarias de José María Pemán, en antología preparada por Juan Lamillar.
DOS.- Como el curso está tomando ya velocidad de crucero, a duras penas podré sostener el ritmo de los apuntes, pero tendré que contenerme mucho en los comentarios en otros blogs, y en los comentarios a los comentarios...
TRES.- Está bitácora se ve mejor con el navegador Firefox, que además es más completo (se puede consultar en línea el DRAE, por ejemplo) que el Explorer. Recomiendo vivamente Firefox a todos los navegantes.
CUATRO.- A estos les pediría, si gustan, que picasen en mis Medidas provisionales (columna derecha) y votasen por alguno de los 7 poemas. Ya sé que no hay ninguno bueno, pero al menos este feed back me serviría para saber cuáles son los peores.
Y CINCO.- La magia de los números impares me ha traído a este cinco. Pero no se me ocurre ningún aviso más. Con todo, ahí queda el cinco.

1 comentario:

Rocio Arana dijo...

He votado, Enrique, y he elegido Una rosa se abre sin testigos. Ya lo leí en su día, cuando me mandaste el libro, y me gusta desde el título hasta el último verso.