LA FRASE

"Una vez descartado lo imposible, lo que queda, por improbable que parezca, debe ser la verdad."

Sir Arthur Conan Doyle

miércoles, 28 de noviembre de 2007

Canción a la motocicleta

¡EXHALACIÓN que lanzas contra el viento
Mi cuerpo enardecido por tu aliento!
Vigor con que redimes
La ausencia de corceles más sublimes
Y a tu jinete encantas;
Prodigio de la Estática en dos llantas
¡Ay, si rodar pudieras sólo en una,
Tú, la rueda inmortal, yo, la Fortuna!

Bruto de acero que el cerebro humano,
En el vaso del sueño,
Pergeñó como nuevo Clavileño
Para alcanzar el horizonte arcano:
¡Déjame acelerar tu bronco pulso,
Y transmitir tu impulso
A las llantas inquietas
Que el ingeniero brinda a los poetas!

Trémulo benjamín de los motores
Que vas entre mis piernas encendido,
Y despliegas tu fuerza y me sostienes
Por los llanos, los montes, los alcores;
Tu familiar zumbido
Mezclas al crudo viento que en mis sienes
Ululando resuena,
Y en el olor del campo me enajena.

Duro el caballo y blando el caballero,
Se siente que va unida
La carne humana al inhumano acero;
Y el hierro cobra vida,
Dócil al movimiento del regazo
Del jinete vivaz que lo conduce,
Ojo avizor al cruce,
A la mortal arena, al patinazo.

Máquina valerosa, tú desprecias
Del burgués el reproche;
Tú a la intemperie afrontas peripecias;
Tú ríes del poltrón que viaja en coche.
Y aunque seas ludibrio
Del sentido común, no has de quejarte,
Que eres hija del arte,
Y rodando demuestras tu equilibrio.


Leopoldo Eulogio Palacios, Salutación y otros poemas, Madrid, Prensa Española, 1972.

12 comentarios:

E. G-Máiquez dijo...

Qué chula la canción. Y con momentos inmejorables, tumbándose en las curvas. Gracias por copiarla.

Joaquin dijo...

Errata, Enrique: Leopoldo Eulogio...

(no es necesario que publiques este comentario)

Enrique Baltanás dijo...

Gracias, Maese Joaquín. Fue un lapsus calami. Ya está corregido.
Enrique: al copiarla te vi a ti en una imagen, con AD de atrevido paquete por el caos circulatorio de El Puerto..

Joaquín dijo...

La lógica tiene fama de tostón y tocho infumable, y sin embargo tengo comprobado que los mejores lógicos son excelentes escritores, porque tienen muy bien ordenadas las ideas y las palabras. Es el caso de J.S. Mill, y también de Leopoldo Eulogio Palacios. Palacios tiene un librito, "Filosofía del saber" (1962/1974), escrito con llaneza, didactismo y elegancia. Hace un par de años la editorial Encuentro reeditó uno de sus capítulos, "El análisis y la síntesis". Merece la reedición.

Anónimo dijo...

Es auténticamente magnífica esta canción, sí señor. Me gusta tanto como aquello de:

Al viento la cabellere
pasas, belleza veloz,
montada en tu bicicleta.

E. G-Máiquez dijo...

Je, je. Yo también me vi en varias imágenes: ya sabes, el lector es un fingidor. Gracias por ese recuerdo o vistazo.

Enrique Baltanás dijo...

Joaquín: estoy leyendo ahora precisamente la "Filosofía del saber"; cuando lo acabé empezaré su libro sobre Don Quijote y sobre La vida es sueño. Entretanto, y como cosa más ligera,he estado leyendo su poesía. ¿Quién se inventó aquello del "erial"?
Anónimo: Ironía (como yo creo que es) o expresión directa de su pensamiento (que yo no creo que sea), su comentario queda publicado. Aquí se admiten críticas, disensiones y dis-gustos (o no gustos) pero no, eso nunca, insultos.

Anónimo dijo...

No visitaría esta página asiduamente si no compartiera ese criterio. Opiniones, reflexiones... todo menos insulto. Era expresión directa de un pensamiento, con su poquito de sana ironía, que no está de sobra algunas veces. Pero me gusta esa belleza cicista y eso es enteramente cierto

Joaquín dijo...

Vaya, Enrique Baltanás... No tengo ahora a mano mi ejemplar de la "Filosofía del saber", que he comprado hace pocas semanas en una librería anticuaria, y que he mandado a encuadernar a las hermanas clarisas de la calle Águilas.

Enrique Baltanás dijo...

Bueeeeno, anónimo, dejémoslo así..., y es que a veces uno lamentable es muy escamón...
Joaquín, vaya, me acabas de hacer un favor sin saberlo. Yo, busncando un encuadernador por el barrio para unos cuantos años de la revista Clarín... y no sabía de estas encuadernadoras tan cercanas. Mañana mismo voy a las clarisas de la calle Águilas.

Anónimo dijo...

"La carne humana al inhumano acero;
Y el hierro cobra vida". Yo siempre he dicho que las ruedas de mi moto eran una prolongación de mis dos piernas.
Muy bueno el blog

Anónimo dijo...

Que grande la canción!!