LA FRASE

"Una vez descartado lo imposible, lo que queda, por improbable que parezca, debe ser la verdad."

Sir Arthur Conan Doyle

lunes, 21 de diciembre de 2009

Acabaremos por enterrar a Lorca

El prestigio literario de Federico García Lorca se ha mantenido incólume desde los días de su vida (en los que ya era muy popular) hasta hoy.

Lo que es de temer es que este circo mediático necrofágico montado alrededor de la exhumación de sus restos no contribuya sino a hacer de Lorca un muñeco tenebroso de la casa del terror de cualquier feria de pueblo.

Que sus huesos (cuando se encuentren, ríos de euros mediante) sepulten su verdadero interés: su poesía, su teatro. Huesos contra libros.

9 comentarios:

Antonio Serrano Cueto dijo...

De ese fervor necrófilo comen algunos. Me recuerda a la polémica sobre los restos de Colón. Las ciudades en liza no sueltan bocado (en especial Santo Domingo), porque sería renunciar a un reclamo turístico-cultural. Con los restos de Lorca, igual. Un abrazo.

★_★. pacokafka dijo...

Se trata de una verdadera gilipollez, toda esta redada detrás de unos simples huesos, idénticos a los del resto de los humanos. Estos huesos no tienen nada de particular, su poesía, su labor en general, sí tienen bastante relevancia. Lo demás son intereses políticos y culturales de toda índole ¿Quién se pondrá, al final, la medallita?
"Polvo eres y en polvo te convertirás" Por favor, dejen al polvo en su lugar, dejen de hacer el ridículo, y dirijan la mirada y el dinero a donde son requeridos con urgencia.

"Esta España mía, esta España nuestra" ¡Madre mía qué manera de hacer el ridículo en pleno siglo XXI!



pacokafka

José R. Suárez dijo...

Lorca fue vecino mío. O yo de él. Lo que pasa es que eran otros años. Quizá por esa proximidad lo veo como lo que quizá no sea pero ¿acaso soy el único que ve a Lorca como algo menor más allá del merchandáisin cultural?


Post Scriptum Creo que la mercadotecnia es la culpable de todo este remover de tierras.

Olga B. dijo...

Pues no lo sé. Si se ha mantenido incólume no será porque no intentaron mancharlo. Desde el desprecio literario de mediocres a los que ya nadie recuerda a larguísimos silencios. Más no pudieron hacer: llegaron a matarlo. No creo que nada sepulte su interés, no lo consiguieron asesinándolo y no lo harán desenterrándolo unos ni condenando sus restos al olvido, otros, por una extrañísima especie de mala conciencia o algo así.
No hay huesos contra libros, lo que hay son un montón de argumentos perversos cruzados, llenos de puertas que niegan lo que esconden.
A mí no me da ningún dinero que lo encuentren o lo dejen donde está, pero no sé por qué narices a un gran poeta hay que negarle hasta una tumba como Dios manda, si es que sus restos son encontrables. No veo nada necrofágico en eso. Lo que veo es muy poco respeto disfrazado de "haya paz". Paz no hubo, hubo guerra, pero ya se acabó (creo).
Saludos.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

¿Dónde está Lorca?

Un abrazo.

Emilio Quintana dijo...

En mi opinión, sería bueno que se abrieran todas las fosas de la zona de Víznar, y que se intentara identificar a las víctimas y darles sepultura. También a Lorca, que merece ser librado de las garras de Gibson y compañía. No veo nada malo en dar cristiana sepultura a tanta víctima (inocente o menos). El problema es que todo es una campaña de manpulación política, pero es indignante que a los que buscan la modesta justicia de desenterrar víctimas olvidadas, se los llame necrófilos o algo parecido.

Hablabas hace poco de lo que queda por saber de Machado, pues igual pasa con Lorca, y desde luego de su último mes. El daño que le han hecho Gibson, Ga. Montero etc. es incalculable.

El problema es que el circo de la memoria histórica es eso, un circo de propaganda. El caso de Málaga es terrible; decenas de restos desenterrados y tirados en una habitación sin que haya voluntad de analizarlos e identificarlos. Ni ganas ni dinero, una vez montado el chiringuito. Es todo pura filfa. Envilecen un acto noble, el de recordar y rescatar la memoria de los que sufrieron injustamente.

canalsu dijo...

"Esta maldita fiebre
que todo me lo enreda"

Joaquín dijo...

Sea lo que fuere, todo indica que la inhumación de Federico es lo único que se hizo bien en aquellas circunstancias.

Creo que se le da demasiada importancia a unas cenizas, que no son nada (aunque no ignoro su valor simbólico). Estas preocupaciones son cosas de paganos.

Anónimo dijo...

No hay justicia sin memoria, desconfío de quienes dicen "mejor es olvidar, lo que pasó pasó" verdad, en griego, significa "no olvidar" y los mitos, que escondían verdades, con el tiempo pasaron a significar "mentira" (de ahí se entiende ahora que mitómano es el aficionado a decir mentiras) que quienes busquen la verdad lo hagan provocando una apertura, una conciencia, que quienes nada quieran saber con la verdad, que se queden callados creyéndose lo que les cuentan.
En todo caso, hacen bien en dejar a resguardo la poesía pero lo otro merece ser esclarecido, para que haya verdadera paz, para que siempre haya memoria.
Daniel