LA FRASE

"Una vez descartado lo imposible, lo que queda, por improbable que parezca, debe ser la verdad."

Sir Arthur Conan Doyle

miércoles, 7 de junio de 2006

Andazulía is different

01 junio 2006

La materia de Andalucía

En La materia de Andalucía, Enrique Baltanás disecciona de forma extraordinaria lo que podríamos llamar el ciclo andaluz en la literatura de los siglos XIX y XX, fenómeno de alcance europeo que nace como reacción romántica frente a la Revolución Francesa, y que se alimenta de una nostalgia por la pérdida de la Arcadia, del paraíso, que se situaba en un lejano lugar exótico (lugar físico, porque lo literario tiende siempre a lo verosímil, pero sobre todo lugar de los sueños y de las aspiraciones humanas): Andalucía y lo andaluz, realidades que en este proceso resultan profundamente desdibujadas por la sucesión y acumulación interminables de tópicos literarios, que acabarán derivando en un discurso ideológico y político. Porque el andalucismo no es otra cosa que la asunción del ciclo andaluz más allá de la fantasia literaria. Los andalucistas creyeron en los tópicos construidos literariamente por escritores que jamás habían pisado tierra andaluza, asumieron que Andalucía era esa tierra de promisión, pródiga en riquezas y hermosura, donde lo mejor de oriente y de occidente se fundía en una amalgama civilizatoria sin parangón en el mundo. Y sólo después miraron a la realidad, y se encontraron con los ojos embrutecidos y resignados de los jornaleros, con la pobreza, el polvo, la miseria, el hambre... Cómo era aquello posible. La tierra más rica, más hermosa, el espacio donde se funden y cristalizan las mayores realizaciones culturales de la Humanidad, empobrecida, cabizbaja, resignada, decadente. Y entonces inventaron el grito. ¡Andaluces, levantaos! Eso es todo. Andalucía, como mito literario. El andalucismo, la religión creada para su salvación.

La materia de Andalucía se fue poco a poco agotando como sustancia literaria. Hoy viaja en coche oficial y se divulga a golpe de boja.

1 Comentarios:

At 01 junio, 2006 14:34, leonardo_da_quinqui said...

El bucle melancólico andaluz tiene mucho de moruno. La realidad es otra. Somos castellanos, leoneses, aragoneses de origen. Con mezcla de los moriscos que se quedaron, vale. Pero nada de orientales. Afortunadamente para las andaluzas, por ejemplo. Baltanás tiene otra idea muy afilada: Andalucía como realidad política nace en 1981 con el Estatuto de Autonomía que define sus límites geográficos. Antes era un conglomerado de capitanías generales, audiencias judiciales, diócesis y archidiócesis, etc. Pero políticamente no era nada.
¡Sigue con el blog!

1 comentario:

Mora-Fandos dijo...

Ya sospechaba yo... Me acuso de no haber prestado más atención a Andalucía, gracias por estas iluminaciones, Enrique.

Lo que sí leí, hace tiempo, fue los Cuentos de la Alhambra, de W. Irving. Creo que confirma todo lo que explicas en tu libro.