LA FRASE

"Una vez descartado lo imposible, lo que queda, por improbable que parezca, debe ser la verdad."

Sir Arthur Conan Doyle

jueves, 29 de junio de 2006

Para una sociología de los premios literarios

Si este fuese un país como tendría que ser (vamos, como se imagina uno que tendría que ser), ya se habría escrito un libro titulado más o menos así, Sociología de los premios literarios. Con tantos libros como se publican, todavía quedan libros por escribir, libros que nadie escribe. Este que digo parece desde luego que no lo va a escribir nadie, porque ya han pasado de moda los enfoques sociológicos de la literatura, y Lukács, Goldmann, Escarpit y demás compañeros mártires ya no se llevan. Pero un libro así, si estuviera bien escrito y mejor concebido, nos revelaría muchas cosas sabrosas sobre la literatura, pero también sobre la antropología, sobre la psicología, sobre nosotros mismos.

De todos modos, aunque el libro no llegue, lo que sí llegan son algunos apuntes. José Luis García Martín insistía hace poco en su teoría cuántica de los premios literarios, según la cual, uno o dos sientan bien, pero más de tres resultan tóxicos o mortales de necesidad. "Los premios de poesía —escribe el crítico asturextremeño—suelen estar gafados: quien después de los cuarenta sigue concursando ya no juega en la misma división que Valente o Brines, sino en la de los muy respetables Ángel García López o Carlos Murciano". La frase encierra una verdad estadística, pero no una verdad de principio. Suele ser así, pero no necesariamente tiene que ser así. De hecho, la frase es casi tautológica: la mayoría de los poetas no alcanzan la cima de los Brines y los Valentes. Ya lo sabíamos. Incluso más: la mayoría de los poetas realmente existentes no alcanzan las cimas de Ángel García López o Carlos Murciano.

También Álvaro Valverde escribe sobre premios literarios, a raíz de su amarga experiencia como jurado de alguno de ellos, fallado recientemente en Almendralejo, villa natal de Espronceda. Incluso los premios “limpios”, y quizás preferentemente estos, los suelen ganar los cazapremios profesionales. Para estos señores, a los que Valverde califica de ludópatas, “el objetivo no es tanto publicar una nueva obra (en rigor no la hay: a determinado ritmo, la reiteración es inevitable), cuanto seguir ganando dinero a costa de esta curiosa lotería.”

Todos conocemos ejemplos de estos curiosos ciudadanos de la república de las letras. Yo he oído hablar de una señora jubilada que todos los años da la vuelta a España recogiendo premios y flores naturales por villas, villorríos y lugares. Ella no necesita del INSERSO para viajar. Y una vez me contaron lo que exclamó el presidente de un jurado al abrir la plica del que resultó galardonado: ¡Jo, otra vez Manuel Terrín Benavides!

Es verdad que a veces los jurados no tienen dónde elegir. Pero también es cierto que a veces, muchas veces, no aciertan porque sencillamente no saben leer.

Yo no creo que la calidad de un poeta se pueda medir por el hecho de que gane premios o deje de ganarlos. Ni de que escriba mucho o escriba poco. Balzac escribió muchísimo, y siempre para ganar dinero, pero esto no quiere decir nada, y ahí está su obra, irregular, sí, pero irregular como una cordillera.

Todo esto es muy complejo, y por eso haría falta que alguien se animase a escribir ese libro que falta.

Ahora bien, de lo que sí soy partidario es de que siga habiendo premios literarios. Porque, si no, ¿de qué íbamos a hablar? Como cuando nos encontramos al vecino del quinto en el ascensor y cambiamos impresiones sobre el tiempo. Un tema de conversación. Un bonito tema de conversación. Así que seguiremos, porque aún queda mucha tela que cortar. Por cierto, que hoy parece que está más fresco que ayer. —Sí, pero llover no llueve.

10 comentarios:

Mora-Fandos dijo...

Efectivamente, como mínimo mejor que haya premios literarios que no otro tipo de premios que, tal como está la kultura, pronto se rehabilitarán los gladiadores, que otros gremios ilustrados y lupanáricos ya están acercándose a la pole position del progresismo.

Aquilino Duque dijo...

No le falta razón al Foriatu, pero para jugar en su Primera División hacen falta unos méritos extrapoéticos que no están hélas! al alcance de muchos entre los que me cuento.

Edu Solá dijo...

Yo llevo escribiendo unos siete meses poesía y he enviado ya a bastantes concursos algunos poemas. Sobre todo por si toca la flauta, más que por la escasa calidad que puedan tener mis poemas.
Lo cierto es que hay una ingente cantidad de concursos y parece que hay muchos que están un tanto amañados.

ynes trujillo vidal dijo...

Manuel Terrín, con la destreza de su pluma aflora la decodificación del universo poniéndolo al alcance del mas común de los pensamientos, la elaboración estructural de sus poesías encierra variantes muy intensas en anagnórisis. Esa cercanía convalida la infinita recreación al goce sea cual fuere la percepción. Su rectoría nos aproxima a un corpus introspectivo, deleite de lo oculto haciendo virar los sentires hacia una sensibilidad inhóspita, una retoricidad que no hostiga de consuetudinaria reflexión.

Ynés Trujillo Vidal
Consejero Político
Dpl.Relaciones Internacionales-Academia Diplomática del Perú

Preferiría no hacerlo dijo...

Yo también he sufrido la grafomanía y el oficio de Terrín Benavides, concretamente en Torremolinos, donde he sido accésit. Tengo la sospecha de que su relato "Aquella muchacha extraña que vino del sur" ya está premiado anteriormente, o publicado, pero aún no estoy seguro, aunque sí cerca de estarlo. Si alguien tiene datos, por favor, que los envíe, ya que este señor no es la primera vez que manda trabajos ya premiados con otro título, y a veces lo pillan, pero a él le da igual, porque le resulta más rentable seguir haciéndolo.
Un saludo

Anónimo dijo...

Di de qué va el cuento y te lo envío

Anónimo dijo...

Dí de qué va el cuento y te lo envío. Yo también pertenezco a la ADT (Asosiación de Damnificados de Terrín)

Preferiría no hacerlo dijo...

Un año después, ya tengo las pruebas (físicas, en mi mano, en forma de sendas publicaciones) de que Terrín ya había ganado un concurso con el mismo relato que ganó en Torremolinos en 2008, "Aquella muchacha extraña que vino del Sur". Sencillamente había cambiado el título del que ganó el accésit en Mula en 2001, cuyo título era "Desviación a la sombra". independientemente de lo que podamos pensar de la catadura moral de este individuo, ¿alguien me podría decir si es posible hacer algo? Yo tengo entendido que las bases de un concurso son una especie de contrato y que su quebranto sería algo parecido a un delito o a una falta administrativa. Ya está bien de Terrín y sus trapacerías.

Daniel Justribó dijo...

Sobre Terrín. Lo mismo con el Juan Cervera de Lora del Río 2013 y el Francesc Candel de Barcelona 2016. En el primero el poema se titulaba 'Un latido de ternura' y en el segundo 'El perro de las monjas' que coincide con el primer verso de 'Un latido de ternura'. Y nada, si cuela, cuela. Y engañó al jurado pero a las horas lo denuncié y el premio quedó desierto. Era trofeo y 300 €. Mucha egolatría de Terrín en las entrevistas y poco control en los certámenes que deberían rechazar de facto cualquier poema de este autor y promocionar a los jovenes y honestos.

Daniel Justribó dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.