LA FRASE

"Una vez descartado lo imposible, lo que queda, por improbable que parezca, debe ser la verdad."

Sir Arthur Conan Doyle

lunes, 10 de septiembre de 2007

Algo más que ETA en la agenda política española

Cansino, recurrente, omnipresente, treinta años y seguimos en lo mismo. Una banda de pistoleros se permite el lujo de marcar la agenda política española. ¿Por qué? Porque la dejan, o la dejamos. Son pistoleros y se pretenden políticos. Quizás lo sean, pero de manera maligna y cancerosa. El que quema el monte y el que hace hervir nuestros guisos, todo es fuego.
¿No hay otros problemas? Y no pocos, la vivienda, la sanidad, la economía, la educación... Pero los tapa la banda, que asume el primer plano. ¿Hasta cuando? Hasta que queramos. Para vencer sólo se necesita una cosa: la voluntad de vencer. Pero falta eso, querer vencer, derrotar al enemigo.
Dice Zapatero desde Los Oscos: «Que ETA sea consciente de que sólo tiene un destino, el fin de la violencia». Claro, todas las guerras terminan en la paz. No dice su derrota, no, dice el fin de la violencia. La vicepresidenta de la Vega es aun más clara cuando enfáticamente proclama que "hoy" no es posible el diálogo.
También la banda sabe que su destino es el fin de la violencia... cuando la violencia haya alcanzado sus últimos objetivos.
En fin, que al proceso no se renuncia, al menos como aspiración. Hemos retrocedido cuatro años. Cuatro años como cuatro siglos. Y no está descartado que aún retrocedamos más. Algunos van que escarban hacia el siglo XIX.

8 comentarios:

Aquilino Duque dijo...

¿Qué se puede esperar de unos gobernantes cuya máxima prioridad es descuartizar España? La ETA es tan intocable como el Estatuto de Cataluña.

Jesús Beades dijo...

Muy bien vistas esas palabras clave. Es como lo de "no gobernaré si no saco un voto más que el PP". Según la ley electoral española, el PP podría sacar más escaños, con algunos votos menos que el PSOE, por las circunscripciones donde saca ventaja. Se guarda las espaldas.

Counter-Revolutionary dijo...

Mucha razón, amigo Baltanás. Y lo peor es que esa pacificación sería aún más indecente que el Estado actual, porque sería una situación en la que los objetivos de ETA no sólo se defenderían por sus pistoleros, sino que se nos impondrían por las fuerzas policiales española y francesa.

José R. Suárez dijo...

Usted dice: ¿No hay otros problemas? Y no pocos, la vivienda, la sanidad, la economía, la educación... Pero los tapa la banda, que asume el primer plano.

Post Scritpum Visto así, interesa que siga. Así el que mira para otro lado no se puede decir que sea el político sino el ciudadano. Y entre unos y otros, como nadie mira para donde interesa, la casa ni se barre. ¿Para qué?

gutiforever dijo...

Mi amigo Philippe Bousard,un marsellés,dió con la clave del asunto;"En Francia hay catalanes y vascos.Y han planteado timidamente,casi sin hacer ruido,la independencia.¿Por qué aquí no hay terrorismo?.Por que saben que se pudrirían el resto de su vida en las cárceles.
Si el Estado es fuerte,que cuenta con todos los medios disponibles,frente a unos cuentos cientos,ponle mil individuos,y no acaba con ellos,es por que en el fondo,no quiere o no interesa"

Emilio dijo...

Hastío, amargor profundo, despojos.

Lopera in the nest dijo...

Pues sí hay algo más que ETA en la agenda política. Acabo de leer en internet las manifestaciones de un actor en un acto de la Dida de Cataluña, son estas:

"No sólo no soy español, no quiero ser español. Nunca. Xirinacs, eres una lección, eres el camino que tenemos que seguir. Yo aún soy un esclavo de España pero pronto no lo seré, te lo prometo".

Desde luego opino que lo que dice hoy el Wall Street Journal es correcto: el provincianismo invade la cultura española (no dice exactamente eso, pero yo así lo entiendo).

canalsu dijo...

Hemos perdido algo más que tres años. La prueba es la eficacia que está demostrando el Gobierno en estos pocos meses. Caen como moscas pero ya está en marcha el cambio del modelo de Estado, al margen de la Constitución, mediante hechos consumados.

El nacionalismo es cada vez más irracional, menos razonable, más atrevido e insolente. Incluso piden referéndums que den lugar necesariamente al cambio de modelo, porque de lo contrario no vale. El acoso al español se contempla como natural mientras nos acusan de genocidas.

Aunque se termine ETA, que será que no, vamos a tener que seguir aguantando a unos cuantos tontos del bote que viven como Dios por más elecciones que convocan y que quedan casi desiertas. Encima dicen hacerlo en nombre del pueblo.