LA FRASE

"Una vez descartado lo imposible, lo que queda, por improbable que parezca, debe ser la verdad."

Sir Arthur Conan Doyle

lunes, 15 de octubre de 2007

Recuerdo, reliquia

Será uno de los mártires que el Papa beatificará en Roma, este mes de octubre. Se llamaba Antonio Torrero Luque (n. 1888), y era sacerdote salesiano. De orígenes modestos, era hijo de un zapatero remendón. Lo asesinaron en Ronda, el 24 de julio de 1936: su biografía y el relato de su martirio puede leerse aquí. Pero su persecución, la de tantos, había empezado mucho antes. Poco después de la proclamación de la República tuvo que vestirse de paisano y esconderse en casa de mis abuelos paternos, al cerrarse el colegio salesiano de Alcalá de Guadaíra. De él han quedado en mi familia algunos recuerdos materiales, como esta tarjeta postal con foto dedicada a mi abuelo.
En el reverso de la foto, la dedicatoria reza: "A mi querido amigo D. Rafael Rodríguez B[altanás] en prueba de cariño./ Alcalá [de Guadaira], 13-6-1933. Antonio Torrero. Recuerdo cariñoso."

Por cierto que a su padre, el zapatero, con setenta y un años, también lo fusilaron a los pocos días en su pueblo, Villafranca, provincia de Córdoba. Había cometido el por lo visto imperdonable delito de tener un hijo sacerdote.

¿Será ésta la República que algunos añoran y ponen por modelo de "democracia"?



8 comentarios:

San Isidoro dijo...

Por favor D. Enrique, ¡crispando usted!.

¡Hijo de zapatero remendón!, ¡qué dislate!. ¿No sería zapatero de ricos?. Traidor del proletariado.

Mártires de la Guerra Civil, rogad por nosotros.

gutiforever dijo...

Esta es la Memoria Histórica que se quiere diluir.
Pero debemos sentirnos agradecidos.
De momento,sólo de momento,las hordas progres se limitan a un acoso a la Iglesia light.
Ni asesinan sacerdotes,ni asaltan ni queman iglesias,ni violan monjas.
Veremos cuanto duran.

Counter-Revolutionary dijo...

Sí, sí, esa, exactamente esa, es la que reivindican a grititos nuestros queridos jovenzuelos aborregados.

CB dijo...

El acoso no es nada light, es simplemente más sibilino. Los mártires son contraproducentes, es más eficaz ridiculizar, denigrar, conseguir que la gente se avergüence de proclamar su fe. Hoy el que se va a Misa a la hora del café se lo calla y dice que va a un recado, y no porque corra peligro su vida, que quizá entonces lo diría, sino porque le da corte, porque no quiere parecer beato, ni ser tildado de imbécil.
Luego el acoso -y el derribo- es peor, no necesitan asesinar a nadie.

canalsu dijo...

PNV y CiU darán ahora el ‘sí’ a la ley de memoria histórica a cambio de inmuebles expropiados por Franco. (Leído en el Confidencial).

El ladrillo ha llegado incluso a la memoria. López Garrido tiene la facha ideal para estas cosas, como esos policías cínicos que ayudan a los confidentes a recordar las cosas a base de billetes.

Todo esto es un disparate.

Natalia Pastor dijo...

Será y es. Pero corresponde a la Ley de Amnesia Histórica.
¡Qué tesoros guarda usted, D. Enrique!. Permanente agradable sorpresa.
Mártires, rogad por nosotros.

Anónimo dijo...

Muchas gracias por el recuerdo a mi tio abuelo y por la foto que no habia visto nunca. Solo una precision. Si la historia de mi familia es cierta, a mi bisabuelo ni siquiera le concedieron el "honor" de sacarlo a las afueras del Villafranca para fusilarlo. Sin mediar palabra le dispararon en la cabeza en el portal de su casa...ni le dio tiempo a mi bisabuela a salir de la cocina. En fin, lo importante es aprender de la historia y que esto no se repita nunca.

Antonio Fco. Lopez Torrero
alopeztorrero@yahoo.com

Carlospuerto dijo...

El episodio de una cárcel llena de gente, que es volada, los días 19 y 20 de julio de 1936, se dio en más de un pueblo de Huelva.

Los que fueron listos, llevaban varios días refugiados en Sevilla y lo evitaron. Más o menos desde el 16 de julio.

El Alzamiento era Vox Populi. Sólo era la excusa esperada por algunos para implantar la dictadura del proletariado.

Los episodios de Lora del Río son muy reveladores. Mataron a 50 personas para quedarse con sus tierras. Lo cual no quiere decir que yo defienda lo que hizo Queipo de Llano en el mismo pueblo días después.

La visión más acertada de la Guerra Civil, la da Ricardo de la Cierva en "La Historia se Confiesa", la Tercera España.