LA FRASE

"Una vez descartado lo imposible, lo que queda, por improbable que parezca, debe ser la verdad."

Sir Arthur Conan Doyle

miércoles, 7 de marzo de 2012

LA CRÓNICA


Enrique Baltanás: “Todos tenemos nuestra historia personal con el tabaco, hasta los que no han fumado nunca”


Exhaustivamente diseccionada, magistralmente presentada y dibujada hasta los últimos perfiles por el también escritor José María Jurado, la novela ‘A punto de dejarlo’ trajo ayer de nuevo a Sevilla a Enrique Baltanás (Alcalá de Guadaíra, 1952). Invitado por el Centro Andaluz de las Letras, el profesor y traductor presentó su nueva incursión en la novela con esta historia de segundas oportunidades, envuelta en el humo de los cigarros que “han marcado la vida de todos los que nacimos en el siglo XX”.
“Las personas se dividen en fumadores, ex fumadores y no fumadores. Todos tienen una historia personal con el tabaco, aunque no hayan fumado nunca, porque conviven con gente que sí lo hace o lo ha hecho. Y porque el tabaco está en la vida cotidiana nos guste o no. Además de un problema, sanitario y fiscal, es también un tema de conversación, uno de esos tópicos a los que recurrimos cuando no sabemos de qué hablar”. Así definía ayer el escritor y traductor Enrique Baltanás su última aventura narrativa, ‘A punto de dejarlo’ (Paréntesis Editorial), que congregó en la Biblioteca Infanta Elena de Sevilla a un nutrido grupo de amigos escritores, en torno a la recurrente metáfora nublosa del humo de un cigarro.
Poetas como Juan Lamillar y Jacobo Cortines y traductores como Antonio Rivero Taravillo asistieron divertidos a la presentación de un libro que sin embargo es, según palabras de su presentador, “una novela seria y a veces dura”, cuya prosa se lee “con la ansiedad con la que debe fumarse un cigarrillo” y cuyo consumo “beneficia seriamente la salud”. Con este juego de palabras como hilo conductor de su presentación, Jurado continuó argumentando que, dentro de la historia hay “momentos muy líricos y prosa de altos vuelos”.
“Pienso que hay en ‘A punto de dejarlo’ varias novelas –prosiguió el presentador-: primero un tratado sobre las adicciones; por otro, un protolibro que nos deja un personaje muy interesante, un médico que ofrece detalles sobre la historia del tabaco, la Fábrica de tabacos de Sevilla y la relación entre tabaco y literatura, es decir, una novela histórica muy interesante; también un libro de autoayuda, motivador para todos los que hemos nacido en el siglo XX y fumen, porque la única verdad del tabaco es su adicción; y por último, un retrato de la Transición y la Universidad de Sevilla, una fábrica de tabacos atragantada en el centro de la ciudad. Al leerla uno siente a veces que la Universidad no ha sido más que una fábrica de humo”, terminó el presentador.
Sin embargo, y a pesar de todo, Enrique Baltanás comenzó su intervención asegurando que ‘A punto de dejarlo’ no es una novela a favor o en contra del tabaco porque el tabaco es “lo de menos”. Simplemente, es “el hilo conductor para contar una historia”. Asimismo, quiso el autor resaltar que su novela pretende ser también “un homenaje a Sevilla, la primera ciudad europea donde se fumó, con la mayor planta industrial de Europa en el siglo XVIII. Pero no es una novela de sevillanía ni presenta a una Sevilla complaciente”, quiso aclarar.
Y a modo de colofón, Baltanás sintetizó que su novela presenta la relación del tabaco con el protagonista, Julián Arjona, para el que fumar “es una metáfora de lo que ha sido su vida: humo. Busca una segunda oportunidad para alcanzar una vida sin humo, sin adicciones. ¿Lo conseguirá?”, se interrogó el autor, que finalizó la presentación con la lectura de un fragmento demoledor: “El tabaco te enseña a morir porque tú participas de tu propia muerte. Fumar le da a la muerte algún sentido y, si se lo da a la muerte, de alguna manera se lo da también a la vida”.

Una crónica de Amalia Bulnes (Fotografía: Antonio Acedo)

1 comentario:

José Manuel Benítez Ariza dijo...

Enhorabuena, Enrique. Me hubiera gustado estar allí. Un abrazo.