LA FRASE

"Una vez descartado lo imposible, lo que queda, por improbable que parezca, debe ser la verdad."

Sir Arthur Conan Doyle

miércoles, 18 de septiembre de 2013

CORRECCIÓN DE TIRO

Haber nacido es triste, sí, porque eso significa que un día moriremos, que desde que nacemos y nos ponen en la cuna ya empezamos a caminar hacia la fosa, derechos hacia el sepulcro, nuestra única  meta ineludible. Y da igual dónde se haya nacido, que se sea rico o pobre, tonto o listo. Esa es la meta adonde todos llegaremos.

Haber nacido es triste, sí, porque eso significa que hemos venido a una constante y melancólica ceremonia de despedida. Vamos diciendo adiós a la infancia, adiós a la juventud, adiós a la madurez... ¡De tantas cosas habremos de despedirnos, nos hemos despedido ya!

Pero nacer no es ni mucho menos triste. Lo sería si este mundo al que venimos fuera absurdo, si la vida careciera en absoluto de sentido.

Muchos hombres se han afanado en encontrarle un sentido a la vida. Y muchos han fracasado en el intento. El marxismo, por ejemplo, ha sido el último gran intento, pero ha sido sencillamente derrotado por la realidad.

Encontrarle un sentido a la vida no es fácil. Pero hay que intentarlo. Merece la pena. En realidad, es lo único que, a fin de cuentas, merece la pena.

7 comentarios:

Gonzalo Gragera dijo...

La pena no, merece la alegría.

Enrique Baltanás dijo...

Pues también es verdad, don Gundisalbo.

Anónimo dijo...

Menos mal que está la cosita mejor...

L.N.J. dijo...

Has corregido muy rápido el pesimismo, vine para comentar en la anterior entrada. Eso sí, el título directo, para qué andar con rodeos.

Saludos

LFU dijo...

No es seguro que todos hayamos de morir. Al pronunciar el credo cada domingo decimos que juzgará a vivos y muertos, por lo que, al parecer los que estén vivos el día de la última venida de Xto no morirán. He leído diversas interpretaciones sobre el asunto, pero me gusta más pensar que no es seguro que todos tengamos que morir. Estoy seguro de que después de leer este comentario tendrás un motivo más para la esperanza...

Anónimo dijo...

"Le tocaron, como a todos los hombres, malos tiempos en que vivir", dice Borges en su prefacio a "Nueva refutación del tiempo". Pero depende de nosotros, de cada uno de nosotros, el hacerlos mejores. Yo he sabido de un adolescente que padecía un cáncer, y era él quien procuraba levantar el ánimo de las personas que tenía alrededor. Él sabía hacer eso. Nosotros podemos, al menos, intentarlo.

CB dijo...

Bien. Pero lo del marxismo, depende de como se mire.
Que intentara encontrar un sentido a la vida en general, o a la Historia con mayúsculas, puede, aunque tampoco esté muy segura de que un sentido que excluye o necesita sacrificar a buena parte de la humanidad sea un sentido válido. Pero un sentido a la vida particular de cada uno, que es al final la que a cada uno le importa, no veo tan claro que intentara ni buscarlo ni encontrarlo. Hasta creo que todo eso de la búsqueda de sentido estaba un poco mal visto, como que quedaba reaccionario y sospechosillo.

Qué bien que vuelvas, aunque nos lleves de susto en susto. Se te echaba de menos.