LA FRASE

"Una vez descartado lo imposible, lo que queda, por improbable que parezca, debe ser la verdad."

Sir Arthur Conan Doyle

sábado, 3 de marzo de 2007

Mundo, Demonio y Carne

Me dio por preguntar a mis alumnos de segundo de filología hispánica cuáles eran los enemigos del alma, porque se aludía a ellos en una obra de teatro (¡del siglo XX, no de la Edad Media!) que estábamos comentando. Sucedió un silencio espeso y prolongado. Sólo un alumno del Aula de la Tercera Edad (así la llaman, no tengo yo la culpa), que entretiene sus ocios de jubilado asistiendo a mis clases, levantó tímidamente la mano y susurró, como pidiendo perdón por sabérselos: "Mundo, demonio y carne".
Yo me limité a confirmarle que, efectivamente, ésos eran. Y no quise añadir nada más, porque mis clases son de literatura, no de teología dogmática. Y porque... porque no sabría ni por dónde empezar.
Mundo, demonio y carne.
"Jo -supongo que se quedarían pensando los jóvenes y las jóvenas-, y de qué cosas tan raras hablan estos puretillas, qué cosas tan rancias se saben".
Para mi coleto concluí más tarde que el problema hoy en día no es ya creer o no creer, aceptar o rechazar, no, sino saber o ignorar, conocer o desconocer. Tener alternativas para escoger libremente la que más nos convenza.
En este tiempo de Cuaresma, serán multitud los que ignoren el significado mismo de la palabra, los que ni siquiera reparen, aunque sólo sea un momento, en los peligros del mundo, en las acechanzas del demonio, en las debilidades de la carne.
Precisamente cuando las cosas son más evidentes, somos nosotros más ciegos.
En el día de hoy, vencido y desarmado el ejército de la cultura, las tropas de la LOGSE han alcanzado sus últimos objetivos estatales. La guerra ha comenzado.

15 comentarios:

Claudio dijo...

La causa, es mas profunda que la LOGSE. Es una forma de explicar las creencias religiosas que no está conectada con la nueva cosmogonía forjada por la Fisica, la Biología, etc...

Hoy en día ya no hay casi ateos. Lo absolutamente generalizado es el agnosticismo, es decir, que no se cree en Dios, porque no es posible comprender a Dios, porque hay una ruptura entre el “sentido común” y los dogmas de la religión.

Sin embargo, la frase de Evangelio de San Juan, “Al principio era el Logos”, significa para la religión cristiana, que Dios es razón, razón que se puede comunicar por la palabra. Es decir, no actuar según la razón es ir contra la naturaleza de Dios. Pero, esa razón hay que comunicarla, y para eso hay que hacer el esfuerzo de pensar críticamente, de establecer diálogos con los miembros de otras religiones, para hacer más comprensible el mensaje del cristianismo. Ese es el propósito de B16.
La Colera y la Yihad

En fin, vaya rollo que solté...

E. G-Máiquez dijo...

Los sones marciales del último párrafo me han levantado la moral. Gracias, tocayo y conmilitón.

Rocío Arana dijo...

Ayyy... a mí me pasó algo parecido. Lo contaré.

Blanco White dijo...

A lo mejor fue la propia iglesia católica la que, décadas antes de la Logse, sembró las semillas de esa ignorancia. En mis clases de religión (en los setenta, con la EGB y el BUP) nadie me recomendó nunca ni leer la Biblia ni en Nuevo Testamento. Consecuencia de mi educación en un colegio religioso español: prefiero que mis hijos no estén bautizados.

Enrique Baltanás dijo...

Estoy muy de acuerdo con su comentario, Blanco White. Yo me eduqué en un colegio religioso y lo único que consiguieron fue... que me volviese ateo. Tengo la impresión de que la enseñanza de la asignatura "Religión católica" ha sido, Y SIGUE SIENDO, deplorable. Los profesores se limitan a inculcar una especie de "buenismo" vagamente cristiano. Suelen ser unos ignorantes. Completamente ajenos a cualquier inquietud intelectual. Un desastre, vamos.
Lo que no entiendo es la consecuencia que saca: "Prefiero que mis hijos no estén bautizados". Tiene Vd. derecho a preferirlo, faltaría más. Pero no precisamente por esta razón. No le veo la lógica. O quizás le he entendido mal y lo que quiere decir es que de lo que le enseñaron, o no le enseñaron, deduce que es mejor no pertenecer a ese club.

C.B. dijo...

Vamos a ver. Aquí se mezclan dos cosas: cultura y religión. El otro día, en el blog de G.Máiquez, su extracurricular pregunta sobre el miércoles de ceniza sonaba más a ¿hay alguno aquí que crea en algo? Los alumnos de filología, sin embargo tienen obligación, para entender algo, de empaparse de cristianismo, de catecismo diría yo, y de historia de la Iglesia. ¿Qué lectura van a hacer si no de Berceo, del arcipreste, de Manrique, de Fray Luis, de todo el Siglo de Oro? Si ellos no saben que el Mundo es un enemigo del alma, cero patatero, cero curricular.
Otra cosa es que nos choque o incluso nos apene el desconocimiento, que no sé... Antes la "cultura-ambiente" (siento el palabro)estaba impregnada de religiosidad: de religiosidad y de otras cosas, en un extraño maridaje que, me parece, es lo que provocó Y SIGUE PROVOCANDO muchos rechazos. Es aquello del nacionalcatolicismo, que tanto daño ha hecho Y SIGUE HACIENDO al catolicismo, y que hace que ser católico resulte "facha". Así están esos colegios "religiosos" que yo también conozco, en plena crisis de identidad, rehabilitándose como abiertas y solidarias oenegés, a ver si les perdonan la vida. En uno de esos colegios, aquí en Madrid, comenzaron la Cuaresma repartiendo piedras para que cada niño tirase una a la papelera, como símbolo de todo lo que debía arrojar de su vida. ¡Qué bonito, que alegórico, que modelno! Ayudarles a preparar una confesión y proponerles acompañar a Jesús en su camino de Pasión, no, hombre, que eso queda facha. Así estamos. Que aquí no hay nadie contento.
Es Chesterton, como no, el que dice que hay dos formas de llegar a un lugar: la primera es no haberse ido nunca, y la segunda dar la vuelta al mundo para volver al punto de partida y poder apreciarlo en su justa medida: "La cercanía de nuestro hogar espiritual es la mejor condición para amarlo. Después de ésta, la posición más saludable es estar lo suficientemente lejos como para no odiarlo (...)El peor juez de todos es el hombre que hoy día está más dispuesto a juzgar: el cristiano escasamente formado, que gradualmente se convierte en agnóstico agresivo, para terminar en una animadversión de la que nunca entendió el principio; frustrado por una especie de heredado aburrimiento hacia no se sabe qué, y cansado de oír lo que nunca ha escuchado. No juzga el cristianismo serenamente, como lo haría un seguidor de Confucio, no lo juzga como juzgaría el confucionismo".
Pues eso, que igual hay que alegrarse. Que bendito desconocimiento si hace posible volver a verlo todo con ojos nuevos. Los que permiten ver que, efectivamente, el mundo, el demonio y la carne son los enemigos del alma, porque lo son de la libertad: porque alienan, y esclavizan y acaban con la autoestima del más pintao. Porque roban la felicidad. A mi eso no me parece nada "facha", sino todo lo contrario.

Blanco White dijo...

Me han parecido muy bien vuestros comentarios, amigos Baltanás y C.B. Para mí lo difícil hoy es tener una experiencia de lo espiritual en el mundo moderno. Es un poco como quien dijo que los fantasmas desaparecieron el día que se inventó la luz eléctrica. Y, sin embargo, en ocasiones accedemos a lo espiritual. A veces con mediación, pero no creo que ésta sea patrimonio o especialidad de la iglesia católica. Yo he tenido un mayor contacto con lo espiritual en las cercanías del protestantismo, escuchando las pasiones de Bach en una iglesia luterana en Alemania o, simplemente, oyendo un domingo cantar los himnos a toda la comunidad en mi iglesia local de la Church of England. Tal vez seguiría siendo católico si viviera en Sigüenza y pudiera asistir a la primera misa de los domingos, a las ocho de la mañana.

José Luis Sánchez Domínguez dijo...

¿Apoyamos la idea de un ángel terrible en nuestras vidas? Creo que nos situamos en la juventud del admirable Chesterton, quien recordó en su -Autobiografía- esta crisis espiritual que comentáis: “Lo cierto es que descendí lo suficiente como para descubrir al demonio e incluso, de una forma oscura, para reconocer al demonio. Nunca, por lo menos, ni siquiera en esta primera etapa confusa y escéptica, me abandoné totalmente a las ideas del momento sobre la relatividad del mal o la irrealidad del pecado”. Encaminémonos a la razón. Más Chesterton y menos fluoxetina (como diría aquél). Un abrazo a todos -Dejen sus comentarios en lasnochesdeorfeo.blogspot.com-

Anónimo dijo...

¿ Hay alguna religion que nos coloque a los adeptos una campana en el cuello,aparte de llevarnos el dinero?
Si es asi me apunto, es que yo soy muy borrego.

Anónimo dijo...

Mientras haya mataderos habra campos de batalla,mientras haya religiones,tambien .

Anónimo dijo...

Haz lo que yo diga,pero no hagas lo que yo haga.
Me siento feliz de no pertenecer a ninguna religion o secta.

Anónimo dijo...

VAYANSE TODOS USTEDES A TRABAJAR, QUE YA NO ENGAÑAN .TODAS LAS RELIGIONES PROMETEN LO MISMO,ALGO QUE NI ELLOS MISMOS SE CREEN.

Anónimo dijo...

TODO EL MUNDO QUIERE IR AL CIELO,PERO NADIE QUIERE MORIRSE...
HASTA UN NIÑO OS PILLA...

ciudadano dijo...

Ninguna religion que no alce su voz en favor de quien no la tiene ni puede defenderse como, son los animales, merece ser digna de respeto ni que se crea en ella.
Por el contrario ,mas bien son dignas de desprecio y se recomienda huir de ellas.
Porque lo unico que demuestran con esa actitud es su complicidad con las atrocidades que se cometen con los animales a diario ,su glotoneria y su gran mentira ,para con lo que predican.
De sensibilidad 0.

Anónimo dijo...

LA UNICA IGLESIA QUE ILUMINA ES LA QUE ARDE