LA FRASE

"Una vez descartado lo imposible, lo que queda, por improbable que parezca, debe ser la verdad."

Sir Arthur Conan Doyle

lunes, 25 de enero de 2010

Matiz

Cuando escribo, sí que siento.

Cuando corrijo, ahí sí que no siento nada.

Ahí soy, o quiero ser, frío e implacable.

(¿O he debido decir frío e impecable?)

6 comentarios:

Olga B. dijo...

O incluso sólo impecable.
La frialdad o la calentura es cosa de cada cual. Es la que se provoca en el lector la que importa. La que emana del texto.
Al menos, como lectora, no juzgo la actitud del escritor en el momento de escribir, ni en el de corregir, ni tan siquiera en el de vivir. Casi diría que no me importa, ¿cómo atreverme entonces a opinar sobre cuál "debe" ser, con todo lo que ese verbo implica?. Es su talento (si lo tiene) el que debe tocar mi alma. De juzgar algo, juzgo el texto.
Saludos, Enrique, es un tema muy interesante. Me ha llevado a cometer el error de hacer un comentario más largo que la entrada. Mis disculpas;-)

Anónimo dijo...

como se nota Enrique que te gusta poco ser profesor, y corregir a tus alumnos, en tal caso, bravo por tu blog. Vuelve maestro y degustanos con una de esas clases tuyas que tanto nos hace reir ;). Que se mejore. Saludos.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Muy real Enrique.

Mejórate.

eres_mi_cruz dijo...

un autocrítico impecable...
qué buen título para una comedia de figurón...

disfrute el silencio, Enrique...
y cuando vuelva, tropiece al entrar...
me gustaría asistir de oyente...

Anónimo dijo...

yo no soy la cruz de nadie

Anónimo dijo...

todo bien bien