LA FRASE

"Una vez descartado lo imposible, lo que queda, por improbable que parezca, debe ser la verdad."

Sir Arthur Conan Doyle

jueves, 9 de agosto de 2007

Fichas del campo

"Nº 44074. Edith Teresa Stein, nacida el 12 de octubre de 1891 en Breslau, procedente de Echt, fallecida el 9 de agosto de 1942."

"Nº 44075. Rosa María Agnes Adelaida Stein, nacida el 13 de diciembre de 1883 en Lublinitz (Alemania), procedente de Echt, fallecida el 9 de agosto de 1942."

Sí, tal día como hoy murieron las hermanas Stein. Fue en Auschwitz-Birkenau.

4 comentarios:

CB dijo...

Gracias por habérmelo recordado.

Qué mujer, es la demostración en persona de tántas cosas... Por ejemplo, de que el que busca la verdad la encuentra, pese al judaísmo, al ateísmo, al espíritu filosófico y a la fenomenología: todo lo que la pudo alejar, a ella le sirvió para acercarse, incluso su preocupación por las cuestiones sociales y, más en concreto, las propiamente femeninas.

Después de hacer suya, también en la teoría y la práctica, la paradoja del "perder para ganar" ("por causa de Cristo todo lo que consideraba ganancia lo considero ahora pérdida. Más todavía, considero todo pérdida delante del bien supremo que es el conocimiento de mi Señor Jesucristo. Por su causa perdí todo y considero todo como basura" dice con S.Pablo), su última demostración, el capítulo vivo con el que cierra el libro que estaba escribiendo y no le dejaron terminar sobre la Ciencia de la Cruz, fue cargarla con su hermana diciendo aquello aquello de "ven, vamos allá por nuestro pueblo".

Ojalá la leyeran tantas listas, feministas, istas, istas..., cuántas vueltas les da a todas. Y cuántas vueltas a tántos "filósofos".

Enrique Baltanás dijo...

Tienes mucha razón: Auschwitz fue el capítulo vivo. Qué gran copatrona de Europa, aunque la burocracia masónica de la UE no quiera enterarse.

Emilio Quintana dijo...

Admirable.

Jesús Beades dijo...

Estuve en Auschwitz en octubre pasado, vi los pabellones, el crematorio, pero no tuvimos cuerpo para ir al campo II. La celda del padre Kolbe tiene encendido un cirio pascual, y ante el muro "de la muerte" (el de los tiros a discreción para ahorrar balas), siempre hay flores. Muy impresionante. De verdad.