LA FRASE

"Una vez descartado lo imposible, lo que queda, por improbable que parezca, debe ser la verdad."

Sir Arthur Conan Doyle

lunes, 30 de marzo de 2009

Vergüenza ajena

La que siente uno escuchando el pregón semanasantero de este año. No sólo por la ristra de tópicos desfondados, versitos cursis, con métrica más de ojo que de oído, localismo rancio de sevillanía de alcanfor, el autobombo costaleril, o la descortesía del tostón de las dos horas y veinte minutos interminables, divagatorio y sinuoso, sino, además, impropio por la crítica urbanística (las setas de la Encarnación) que allí no pegaba ni con cola, y, sobre todo, por la advertencia al nuevo obispo coadjutor -ojito, que aquí las cofradías mandan mucho- que fue ya el colmo del despropósito y de la mala educación y del abuso de poder sin el menor sentido del ridículo.

¿Que fue valiente porque se refirió al aborto y al matrimonio homosexual? Amos, anda. Esa valentía hay que demostrarla en otros sitios, y a la hora de la verdad, ya sabemos que al consejo de cofradías le importan más las catenarias que los nonatos. Y más las subvenciones municipales que los lazos blancos.

Dicen que el señor pregonero es muy torero. Lo que es ayer no tuvo su mejor faena.

5 comentarios:

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Completamente de acuerdo.
Para mí fue lamentable.

Saludos.

Mita dijo...

jajajajaj, es increíble.
Sois un mundo aparte, de eso no cabe duda.
Besos

Juan Antonio Glez. Romano dijo...

Rimar por tres veces "Sevilla" con "Maravilla", en los tiempos que corren, es pecado mortal. Métricamente infumable, con frecuentes errores de recitación. En las cuestiones de fondo coincido contigo. Habría tanto que comentar que casi no merece la pena.

José R. Suárez dijo...

JaJaJaJaJaJaJa... ¿De cofradías por aquestos pagos? Lo que menos me esperaba (y más me alegra).

El contenido del Pregón de Enrique Henares lo desconozco y deseo que siga siendo así. Ahora, en lo del tiempo no he podido evitar entrar al trapo de leer algunas reseñas en prensa (digital por la distancia). Resulta que, además, lo que leyó fue una versión cercenada de lo que escribió y sí ha incluido en el libro.

Vamos, que da la sensación de que en su vida la vio más gorda; esta es la mía, ahora o nunca... Y soltó lo que soltó durante dos horas y veinte minutos que estas cosas pasan sólo una vez en la vida, debió pensar.

Post Scritpum Y menos mal que es verdad. A ver qué nos depara 2010.

Gonzalo Gragera dijo...

No puedo estar más de acuerdo.Fue bochornoso.Al menos Barbeito nos quitó el mal sabor de boca.

No conocía su faceta cofradiera,de ser así me alegro enormemente.