LA FRASE

"Una vez descartado lo imposible, lo que queda, por improbable que parezca, debe ser la verdad."

Sir Arthur Conan Doyle

lunes, 11 de mayo de 2009

El tamaño sí importa

Supongamos que el director de un periódico le encarga a usted una columna semanal, y que usted acepta. ¿Cuándo empezamos? La semana que viene. Y a la semana siguiente se presenta usted con un artículo... de diez páginas. Imagínese la cara del director, y cuántos segundos tardaría en comprender que se había equivocado de hombre.

En un blog no hay apenas limitación de espacio, ni hay directores ni jefes de redacción. Volamos sin paracaídas. En lo que sí hay limitación es en la paciencia del lector, en su capacidad de atención. El lector de blogs es un lector apresurado, que lee en pantalla, que ojea más que hojea.

Por eso creo que una entrada de blog debe ser breve. Como primera providencia, eso, breve.

Ahora, ¿cuánto de breve? Aquí ocurre como ocurre con los cuentos, las novelas o los poemas. Que depende. De su calidad, naturalmente: de su interés, de su interés para el lector. Ochocientas páginas pueden parecernos pocas; cincuenta, demasiadas.

Nadie nos va a decir aquí, desde luego, cuántos caracteres se nos admiten. Pero, si escribimos para que nos lean, y no se me alcanza para qué otra cosa se pueda querer mantener un blog, bueno será que pensemos en los que nos leen o pudieran leernos. Más largo o más corto, sin cifra fija, pero el texto siempre embridado, bajo control, como los perros peligrosos.

Y es que en el blog, la cantidad es cuestión de... calidad. Vamos, en el blog como en todo.

7 comentarios:

Antonio Serrano Cueto dijo...

Totalmente de acuerdo. Además, como bien dices, la lectura en la pantalla es apresurada, porque muchas veces la atención se nos escapa por los enlaces. Quizás un buen límite podría ser el texto contenido entre los márgenes de la pantalla del autor. De esta manera, el lector divisa pronto el final, estímulo indispensable para llegar hasta él.
Un abrazo.

José Miguel Ridao dijo...

Yo creo que debe ser corto, bastante corto, no sé cuántos caracteres, pero como mucho una página de Word a tamaño 12 más o menos. Si no, es mejor otro formato, pues no creo que te lea mucha gente, aunque a lo mejor ése no es el objetivo del dueño del blog. Un abrazo, Enrique.

Juan Antonio Glez. Romano dijo...

Nuestro propio criterio de lectores de blogs ha de regir el tamaño de nuestras propias entradas. Es evidente que el tamaño importa, pero en este caso, cuanto más pequeña, mejor. Me refiero a la entrada, digo, a la del blog. Lo dejo, que me hago la entrada un lío.

Ignacio dijo...

Vengo del blog de EGM a felicitarle a usted por su extraordinario ensayo sobre La Celestina, texto que ha tenido que enlazar Pío Moa (of all people) para que sus visitantes tengamos noticia de él.

Jesús Cotta Lobato dijo...

Yo siempre he pensado que las cosas buenas, cuanto más grandes, mejor. Yo prefiero una buena villa a un buen aparmentito, un pedazo de frasco de buen perfume a un frasquito. Seguro que el frasco que rompió la magdalena a los pies de Jesús no era un frasquito. Pero en el blog eso no se cumple. El blog tiene que tener algo de cosa que se cuenta en una tertulia. Como uno se enrolle mucho, tiene algo de conferencia que no va con el blog. Un abrazo.

Luis Jesus Torres dijo...

Como los buenos perfumes,en frascos pequeños.

Muchas letras,muchas palabras,muchas oraciones,muchos temas,...Y aunque se dice que una imagen vale más que mil palabras; yo digo -Según que palabras-

One saludo.

Olga B. dijo...

Me ha hecho gracia leer esta entrada justo el día que cuelgo el texto más largo en mi blog:-)
En general creo que es verdad, el dinamismo de las visitas tiene sus servidumbres, "cuadra" mejor con entradas no excesivamente largas.
Pero la gran ventaja de este formato es que se pueden hacer todas las excepciones que se quieran, por supuesto, y a mí personalmente hay autores que me gustan tanto que, cuanto más escriban, mejor.
Estoy de acuerdo con la frase final.

Un saludo.