LA FRASE

"Una vez descartado lo imposible, lo que queda, por improbable que parezca, debe ser la verdad."

Sir Arthur Conan Doyle

martes, 27 de febrero de 2007

Justicia poética

"En la reputación literaria -dice Ralph Waldo Emerson en uno de sus ensayos- no existe la suerte. Quienes dan el veredicto final sobre cada libro no son sus lectores coetáneos, ruidosos e injustos, sino una cohorte de ángeles, unos lectores a los que es imposible sobornar, rogar ni amedrentar, y que juzgan imparcialmente los méritos de cada autor para alcanzar la fama. Sólo logran pasar aquellos libros que verdaderamente merecen perdurar."
Y, en efecto, uno tiende a pensar que así es. Pero, ¿cuánto tiempo hace falta que transcurra para que llegue ese inapelable y justo "veredicto final"? ¿Y cuántos recursos y apelaciones y tribunales no habrá que recorrer hasta llegar al fallo del Supremo?
Me temo que en esto también habrá que exclamar como el Don Juan de Tirso: ¡Cuán largo me lo fiáis!
Y puede que también haya aquí algo, o mucho, de justicia natural: nadie debe escribir para triunfar en el mundo, sino para triunfar sobre sí mismo. Y para dar, no para recibir.

1 comentario:

nataliapastor dijo...

Enrique, desafortunadamente, la justicia no siempre es justa. Comparto absolutamente el principio del reto personal sobre el triunfalismo público (la mano derecha y la mano izquierda deben desconocer, recíprocamente, lo que la otra hace), gracias al cual lo que puede parecer un fracaso, no lo es para el autor. Con seguridad, quien da, sin esperar nada a cambio, recibe. Tú recibirás, por tu generosidad con los que entramos en tu rincón.