LA FRASE

"Una vez descartado lo imposible, lo que queda, por improbable que parezca, debe ser la verdad."

Sir Arthur Conan Doyle

martes, 19 de junio de 2012

EN DEFENSA DEL METRO

De un tiempo a esta parte, y sí, ya sé, se trata de un tiempo bastante incierto, algunos, o muchos, poetas, a este y al otro lado del Atlántico, han dado en ignorar la métrica, o peor aún, en desdeñarla como un adorno inútil y un tanto anticuado.


No se trata propiamente de ignorancia, quiero suponer, sino de un expreso desprecio.


Pero prescindir de la métrica es como si a hombres y mujeres, si tal cosa fuera posible, les quitásemos el esqueleto. ¿Qué quedaría? Una masa informe que no se tendría en pie.


Al decir métrica no me refiero a la rima, tampoco a los que TNT llamaba complementos rítmicos, ni tampoco a esos poetas que jamás nos regalarán, no ya un soneto, sino una sextina, una silva, o una escala métrica.


A lo que me refiero es al verso, es decir, al metro. Que al menos en español, su primera acepción resulta que es: "Combinación de sílabas y acentos que caracteriza a un verso y lo distingue de otros". O sea, que verso y metro son palabras sinónimas.


Un verso no es una línea. Cortada, además, por donde al autor mejor le parece. Y generalmente, donde más nos duele al oído. Verso es metro.


Y da ya cierta vergüenza tener que explicar, o recordar, estas cosas tan básicas, tan elementales. Pero, por lo visto...

5 comentarios:

Ramón dijo...

Totalmente de acuerdo.

cb dijo...

Esa era la invocación a la musa poética ¿no?: Canta, oh diosa, la cólera...

Si el pájaro no canta, aunque tenga pico y plumas, mala cosa.

(qué susto, al ver el título pensé en el Metro, el que va por debajo y canta a otra cosa. Como ahora que lo han subido no dejan de vendernos lo maravilloso que es... )

L.N.J. dijo...

Pero por lo visto... hay personas como yo que no desean aprender y si lo intento, no me entero.

Pues sí, te digo lo que Ramón, muy de acuerdo con esta entrada.

nisf, nisf...

Anónimo dijo...

O seu pequeno diagnóstico é preciso. Só discordo de uma coisa: pelo menos aqui no Brasil é ignorância mesmo e não apenas indiferença. O verso, e não somente a métrica, para muitos poetas, praticamente morreu. Vejo, contudo, do pouco que acompanho da poesia escrita aí na Espanha, que o verso está vivo. João Filho. www.voosempouso.blogspot.com

Olga Bernad dijo...

Me parece que en el desprecio del metro encontramos las dos cosas: desprecio e ignorancia. Es más, a veces hay desprecio hacia quien no lo desprecia. A mí me parece más bien triste. No creo en ninguna libertad que se alimente de desprecio y desconocimiento. De restas y no de sumas.