LA FRASE

"Una vez descartado lo imposible, lo que queda, por improbable que parezca, debe ser la verdad."

Sir Arthur Conan Doyle

jueves, 2 de julio de 2009

Duda

Nunca he logrado llegar a saber si un escritor escribe como habla o es que termina hablando como escribe.

[Me asalta esta duda al leer un artículo en el último número, el 21, de la revista Númenor, "Mi experiencia de la poesía de la experiencia", de José Julio Cabanillas, poco después de escuchar en persona al propio José Julio: leía el artículo y me parecía estar escuchando a su autor]

7 comentarios:

Jesús Cotta Lobato dijo...

Quizá, para escapar de la pescadilla que se muerde la cola, habría que decir que tanto el hablar como el escribir de un escritor nacen de un mismo sitio: el pensamiento. Así que el escritor habla y escribe como piensa. Pero en la escritura pone lo mejor de su estilo, mientras que al hablar salen tan sólo ramalazos de su estilo.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Pienso que termina hablando como escribe. Ya que su pensamiento es tan fuerte que lo asume la propia lengua (lenguaje).

He conocido a EG-M, y él escribe mejor que habla, pero aún es joven. Según tu teoría o consulta, pienso que EG-M, acabará hablando igual de bien que escribe.

Interesante reflexión Enrique.

Un abrazo.

Juan Antonio Glez. Romano dijo...

La lógica metalingüística (con perdón) nos llevaría a afirmar que hablar y escribir son procesos muy distintos, y no es buenos hablar como se escribe (puede pecar uno de excesivamente afectado, poco natural). Pero es que hay gente que habla tan bien, sin ser engolados, que echan por tierra la supuesta lógica. Y José Julio es uno de ellos.

Muy interesante, Enrique. Como de costumbre, vaya.

E. G-Máiquez dijo...

Gracias, JSM. Yo siempre digo eso, que soy escritor, no hablador (aunque también, pero en otro sentido). La gente, muy educada, me dice: "no, no", pero yo sé, como tú, que "sí, sí".

El único caso que conozco que habla como escribe es José Cereijo. Qué precisión, oye.

José Miguel Ridao dijo...

Cualquier persona es como es, y al hablar lo deja ver. Si, además escribe, cuenta con dos formas de expresión, y si lo hace bien en ambas, es normal que al leerlo recordemos su discurso y al oírlo recordemos sus escritos. Así es como lo veo yo.

Un abrazo, Enrique.

Joaquín dijo...

Cualquier lector de Cervantes recuerda una de sus expresiones recurrentes (y casi favoritas): "Olvidábaseme de decir..." (por ejemplo, el último párrafo de la novela de la Gitanilla). Expresión propia de escritor perezoso que no vuelve sobre lo escrito, sino que prefiere enmendar sobre la marcha. Cervantes escribía como hablaba, más bien que al contrario.

Anónimo dijo...

Escribió Gil-Albert:"Al escribir me descubro, al hablar me deterioro".

Carlos