LA FRASE

"Una vez descartado lo imposible, lo que queda, por improbable que parezca, debe ser la verdad."

Sir Arthur Conan Doyle

martes, 28 de julio de 2009

Los títulos que envidio

Mi pecado capital no es la envidia. Otros peores tengo. Pero a veces la da a uno envidia, en realidad, admiración, de algunas cosas.

Por ejemplo de los títulos. ¿Nobiliarios? No, librescos.

Por ejemplo, La razón y otras dudas, de José Mateos. Pedazo de título.

Por ejemplo, Autorretrato de desconocido, de José Luis García Martín. Jo.

Amarillo me pongo.

7 comentarios:

Joaquín dijo...

El título (un buen título) es el 67,5% del éxito de un libro, y en buena medida, su clave interpretativa, muchas veces.

José Miguel Ridao dijo...

Muy buenos títulos, basados en una paradoja. Me has inspirado la entrada de hoy, con tu venia. Bien me viene, en verano ando escaso de ideas.

Juan Antonio Glez. Romano dijo...

Bueno, bueno, Medidas provisionales tampoco se queda manco como título, me parece a mí.

Jesús Sanz Rioja dijo...

Sí, qué pena que algunos tengan la costumbre de adjuntarles un libro.

Olga B. dijo...

Jo, con el último comentario...
Y lo malo es que no sólo tiene gracia; es que, encima, tiene razón;-)

Titular bien es un arte: tiene algo de clave, de inicio y de resumen.
Me parece importantísimo.
Saludos.

José R. Suárez dijo...

Espléndido Jesús Sanz Rioja.


Post Scriptum No sigo que lo echo a perder.

Emilio dijo...

El título de Mateos es muy bueno, el de Ga. Martín es una chorrada.