LA FRASE

"Una vez descartado lo imposible, lo que queda, por improbable que parezca, debe ser la verdad."

Sir Arthur Conan Doyle

jueves, 24 de agosto de 2006

Don Álvaro, revisitado


Desde 1983, en que publiqué mi edición de Don Álvaro en la colección Arbolí de la editorial Tarraco, hasta 2006, en que aparece mi nueva edición en la colección de bolsillo de Alianza Editorial, mucha agua ha corrido bajo los puentes.
He modificado la Introducción, actualizado la bibliografía, ampliado las notas...
Pero esto, para mí, no es lo esencial.
Veo las continuidades y las diferencias. Lo que persiste y lo que cambia. Lo que se añade y lo que se suprime. Quien firma esta edición que sale ahora a la plaza es el mismo, pero no es el mismo. Sí, cuánta agua ha corrido bajo los puentes. Hasta llevarse alguno.
Pero esto importará poco al lector.
Pero me importa a mí.

8 comentarios:

Duque dijo...

Muy bonita la portada, señor Baltanas, y le pregunto: ¿Por que´´ ha despojado al ti´´tulo de su segunda parte: "la fuerza del sino"? No se si responde a una cuestio´´n textual, o editorial...

Enrique Baltanás dijo...

Dentro, en la portada bibliográfica, aparece el título completo. En el subtítulo, desde luego, está la clave de la obra. Pero ya sabe Vd., mi señor duque, cómo son los diseñadores...

Panduro dijo...

Dándole la vuelta a la frase de Heráclito: Ningún río acoge dos veces en sus aguas a la misma persona.

Fluimos, D. Enrique, como los ríos. No es malo, a menos que nos desconsuele lo que subsiste.

Mora-Fandos dijo...

Corro a renovar mi ejemplar. Queda pendiente contarte cosas de Pepita Jiménez.

Enrique Baltanás dijo...

Espero con mucho interés tus impresiones de Pepita Jiménez.

Breo Tosar dijo...

La idea de cambio y continuidad es presente en la historia de cada ser humano, sin excepción.

Jules Asimov dijo...

http://www.eldiadecordoba.com/eldiadecordoba/articulo.asp?idart=3263362&idcat=1320

Don Álvaro en El día de Córdoba

Purificación Ávila. dijo...

¡Ay, Sr. Enrique!, qué ciega e ignorante estuve hasta que Ud. se paseara por mi blog y me diera ánimos para seguir adelante... No sabía de su existencia, torpe que es una, ¿y cómo se me pasó algo así?
Es un privilegio haberle tenido en mi espacio, y volverá a serlo cuando decida regresar.Me importa mucho su opinión literaria, por supuesto, y a la vez, espero haber ganado un amigo.

Es bella, sí, esta portada. Y curioso es, que aunque yo no esté publicada, -todavía- me ocurra lo mismo. Con los años reescribimos, nunca estamos del todo satisfechos: Este verbo, aquella palabra, que si la frase tal... y las cambiamos. Las cambiamos como la vida nos cambia a nosotros. ¡Inexorable paso el del tiempo! Seguro que su versión ha ganado, los años no pasan en vano.
('O la fuerza del sino', le sobra ahora más que nunca al título, es mi humilde opinión, hizo bien en obviarla)

Un abrazo, caballero.
Purificación Ávila.