LA FRASE

"Una vez descartado lo imposible, lo que queda, por improbable que parezca, debe ser la verdad."

Sir Arthur Conan Doyle

miércoles, 9 de agosto de 2006

Latiguillos y latigazos (Una guerra de palabras, o contra el lenguaje políticamente correcto) II

—La Reforma de Lutero…. —comienza a decir Don Correcto. Pero yo le interrumpo:

—¿Cómo que la Reforma? Querrás decir la Revolución. La Revolución protestante. Reforma, lo que se dice Reforma, fue la que hizo el Concilio de Trento, o la que propugnaba Erasmo, o la que adelantó Cisneros en Castilla. Lutero no reformó el edificio, lo derribó para plantar otro nuevo. Y como toda Revolución, vino acompañada de sus hijuelas, las Guerras.

—Bueno —dice Don Correcto en tono amable y contemporizador—, pero convendrás conmigo en que es una terminología ya consolidada entre los historiadores…

—Ya, y eso es lo malo que tiene dejarlas pasar, las palabras digo, que luego se quedan para siempre. En la guerra de palabras, no hay que dejar pasar una.

Batalla perdida, perdida para siempre. O casi.

Don Correcto frunce el ceño con un gesto de resignación. Pero seguimos comentando la película de la que hablábamos: Lutero, de Martin Till.

1 comentario:

Mora-Fandos dijo...

No he visto la película, pero estoy muy de acuerdo con lo que dices. Una vez plantada y abonada la palabra, no deja de crecer, pero luego siempre podemos plantar otras especies al lado, que le hagan sombra, que contrasten con su realidad más sustantiva.