LA FRASE

"Una vez descartado lo imposible, lo que queda, por improbable que parezca, debe ser la verdad."

Sir Arthur Conan Doyle

jueves, 10 de agosto de 2006

Don Antonio Machado fumaba... y por eso se murió

En mi enlazada página Abel Martín, consagrada a la figura de Antonio Machado, se acaba de publicar un artículo que me ha dejado algo pensativo. Su autor es Julio Montes Santiago, que trabaja en un hospital, no sabemos si como médico o como celador, aunque lo imaginamos más bien galeno. El título, Las enfermedades y agonía de Antonio Machado. En él se nos cuenta, vaya novedad, que Machado estaba ya muy enfermo antes de partir al exilio. Así que no murió de pena ni de penalidades, aunque todo esto pudiera influir en el fatal deterioro de su salud, sino de vicios pertinaces cultivados a lo largo de toda su vida. Estos vicios (o hábitos inadecuados, según el fuero eufemístico reinante) fueron dos: el café y el tabaco. Pero Julio Montes destaca sobre todo la importancia de este último, y diagnostica que Machado padecía por esta causa un enfisema pulmonar. Lo cual probablemente sea cierto.
Lo que me llama la atención es la riña paternalista que Montes le endilga a Machado. Parece que, si no hubiese fumado, habría logrado vivir algunos años más. También le riñe a Einstein, otro empedernido fumador, por el mismo motivo. Es posible que sí, que hubieran vivido algunos años más (¿cuántos?) como es también posible que no. Como también podemos preguntarnos si hubiera sido posible la poesía del uno o la física del otro sin la compañía del tabaco. Josep Pla decía que su estilo no hubiera sido el mismo de no haber podido liar sus cigarrillos. Quién sabe.
Manolo Machado, que tenía prácticamente la misma edad que Antonio (sólo once meses de diferencia), también fumador compulsivo, le sobrevivió ocho años. Este es un dato, pero no sé muy bien si significa algo. Seguramente no.
Montes dice, probablemente inspirándose en el libro de Bernard Sésé, que el padre de los Machado, Demófilo, murió de tuberculosis. Pero el certificado de defunción señala como causa de la muerte una "esclerosis medular", que vaya usted a saber lo que significa traducido a términos médicos actuales. Por su parte, su amigo Joaquín Sama habló de una "apoplejía serosa", lo que tampoco, al menos a los profanos en medicina, nos aclara mucho. El propio Demófilo, en 1888, cinco años antes de su muerte a los cuarenta y tres años, le escribía a su amigo Pitrè: "Yo he perdido el conocimiento por dos ocasiones, y tengo una ulceración superficial en la pierna derecha, síntoma de una diátesis hepática y debilidad medular que creo me será fatal."
Ignoro si Demófilo fumaba; me inclino a creer que no, porque nunca menciona el tabaco en sus cartas. Sí le gustaba el vino, especialmente la manzanilla.
No seré yo quien anime a nadie a fumar. Ni tampoco negaré los efectos nocivos del abuso del tabaco. Como de cualquier otra droga permitida. Ahora, de ahí a creer que, no fumando, llegaremos todos a ser matusalenes hay un trecho largo.
A mí me parece bien que un médico aconseje a Machado que no fume. Pero me temo que ya es demasiado tarde. Y me temo que, incluso entonces, tal consejo hubiera servido para poco. Pero, en fin, parece que hemos llegado a un punto en que ya hasta a los muertos les queremos aplicar la Ley Antitabaco.


6 comentarios:

gutiforever dijo...

Recuerdo que el comisario de Salud de la Union Europea,Markos Kyprianou,tuvo la iniciativa de que se prohibiera a los menores ver peliculas donde los actores fumen.Es decir; adios a John Wayne y "Centauros del desierto",a Errol Flynn y "La carga de la brigada ligera",a Humprhey Bogart y "Casablanca"...
Estos meapilas de la salud eterna quieren que el dia que fenezcamos,sea con una salud de hierro.O sea,morirse de nada,o de aburrimiento,y que la causa del obito no sea un enfisema o una obstruccion coronaria.
Visto lo visto,y siguiendo el ejemplo del tal Kyprianou, prohibiran estos proceres la lectura de Poe,Chandler,Hemingway,Garcia Marquez,Hammet,Perez Reverte,Lorca,....que asi,a bote pronto,ademas de fumadores,algun alcoholico se ubica en esta lista,son incitadores a practicas insanas.
Soy ex fumador,pero ante tanto gilipollas,me da la tentacion de volver al vicio.
Que gente.

Enrique Baltanás dijo...

Guti, si ha logrado abandonar el vicio, no vuelva a él. A pesar de que, de nuevo, fumar vuelva a ser un signo de rebeldía.
Pero, de mientras menos cosas se dependa, mejor.
Es mi humilde opinión (que no ejemplo).

Mora-Fandos dijo...

El tabaco tiene ese beso mortal, que le vamos a hacer, y mejor no dejarse besar; no soy fumador, pero tampoco, como se ve en tu entrada y en la de Guti, hay que ir comisariando a la gente, que la vida -gracias a Dios, en sentido totalmente estricto- no es un determinismo saludabilísimo proyectado por papá Estado.

canalsu dijo...

Bueno, entonces, ¿en qué quedamos, se puede o no fumar en este blog?

Porque si Guti ya no fuma y hay gente que desearía "morirlo" cada vez que disecciona la sociedad con su bisturí dialéctico, Enrique fuma pero su sensibilidad está bien vivita y coloreando; y yo cada vez que lea a Machado, mientras me fumo un cigarro, voy a estar pensando que el mamón de Manolo se murió por el tabaco…

Estoy confundido. Así no hay quien viva.

Julio Montes Santiago dijo...

Efectivamente soy el "galeno" (Especialista en Medicina interna) Julio Montes que escribió el artículo sobre Machado. A mí me parece bien la ironía y los escritores están en todo su derecho de criticar y poner en solfa todo lo que les pete, aunque creo que deben atenerse, al menos mínimamente a la verdad. Digo esto porque creo particularmente injustas las crítica vertidas sobre el artículo. Precisamente ese ánimo de no emitir ningún juicio se deja meridianamente claro en el artículo -cosa que en la glosa del mismo se omite completamente- al decir que, en tiempos de Machado, no estaban todavía muy claras las ligazones entre el tabaco y la patología por él producida. De hecho se cita que en los años 50 hasta algunos médicos promovían anuncios sobre las supuestas cualidades del tabaco en algunas afecciones. Las cosas son muy distintas, como probablemente todo el mundo sabe ya, 70 años tras la muerte del poeta. La tesis del artículo como en él queda explícitamente descrito es que el enfisema pulmonar añadió un plus de sufrimiento físico -y los que atendemos a pacientes con enfermedades pulmonares crónicas es estadios avanzados sabemos muy bien de lo que hablamos porque es la causa más frecuente de ingreso en nuestros hospitales en los meeses invernales-, a los intensos sufrimientos morales de D. Antonio. Creo que este aspecto particular de su biografía había pasado bastante desapercibido y mi propósito fue ponerlo de relieve. Aunque como médico estoy convencido de los beneficios de evitar el tabaco, por supuesto no soy un "inquisidor retrospectivo" y me parece una solemne tontería juzgar a posteriori a los grandes fumadores de la pantalla, del arte o de la literatura. Aunque tampoco creo que el cigarrillo sea un componente esencial de la inspiración artística. Terenci Moix, muerto de enfisema pulmonar a los 61 años, dedica algunas páginas muy luminosas, aunque desgraciadamente tardías, sobre los "favores" que le produjo el tabaco, que creo también deberían ser leídas por los que leen a los grandes autores fumadores. Y para ser justos también decir que Terenci declaró que nunca prohibiría fumar a nadie en su presencia. Y para acabar, e intentando huir de cualquier moralina, sólo recuerdo que el motivo del endurecimiento de las medidas contra el tabaco se debe fundamentalmente a los demostrados efectos nocivos de este sobre los fumadores pasivos.

Enrique Baltanás dijo...

Mi estimado Julio Montes: le presento mis excusas si mi comentario le ha podido parecer injusto.
Su artículo es interesante y contribuye a la biografía de Machado.
Sobre el uso y abuso del tabaco (que tal vez no sea lo mismo), sobre la polémica ley, etc. podríamos hablar largo y tendido. Quizás en unas cosas podríamos estar de acuerdo, y en otras no. Pero vamos a dejarlo para mejor ocasión.
Me queda claro, en cualquier caso, que es Vd. persona dialogante y nada inquisitorial, aunque tenga claras sus convicciones.
Pero lo que yo quería pedirle ahora eran dos cosas.
1ª) Que nos siga dando datos médicos sobre los Machado. Concretamente y particularmente sobre el padre, Demófilo. De lo que informo acerca de su muerte y enfermedades, ¿qué se le ocurre a VD.? ¿Saca alguna conclusión? Yo reconozco que la terminología médica del s. XIX se me escapa.
2º) Visite mi entrada "Paradoja sobre el tabaco" (reciente, agosto) y arrójenos alguna luz desde su punto de vista.
Por último, gracias por su artículo en Abel Martin, y tambien por su comment en mi blog.