LA FRASE

"Una vez descartado lo imposible, lo que queda, por improbable que parezca, debe ser la verdad."

Sir Arthur Conan Doyle

miércoles, 2 de agosto de 2006

Poemas a la sazón


Siempre me han gustado las poesías de circunstancias, esas que se escriben para algo o para alguien, en una situación que es la que les da significado pleno. Escritas en el abanico o en el álbum de una bella, leídas en una sesión de academia, recitadas en un entierro... o en un bautizo. Tal vez no sean gran cosa, luego que pase el tiempo, pero retienen un encanto, un no sé qué, un sabor de época, un aura novelística, una historia que no se ha contado del todo. Y luego, el repentismo que exige del versificador, el ingenio vivaracho y rápido. Una de las que prefiero de esta clase es "La corona", del gran escritor luso Almeida Garrett, de la que ofrezco el original primero y mi versión después.

A COROA

Bem sei que é toda de flores

Essa coroa de amores

Que na frente vais cingir.

Mas é coroa —e reinado;

E a posto mais arriscado

Não se pode hoje subir.

Nesses reinos populosos

Os vassalos revoltosos

Tarde ou cedo dão a lei.

Quem há-de conter, domá-los,

Se são tantos os vassalos

E um só o pobre rei?

Não vejo, rainha bela,

Para fugir essa estrela

Que os reis persegue sem dó,

Mais que um meio —falo sério:

É pôr limites ao imperio

E ter um vassalo só.

(De Folhas caídas)

LA CORONA


Bien sé que es toda de flores

esa corona de amores

que te aprestas a ceñir.

Pero es corona, …y reinado;

y a sitio más arriesgado

no se puede hoy subir.

En los reinos populosos

los vasallos revoltosos

tarde o temprano hacen ley.

¿Quién discutirá sus fallos

si son tantos los vasallos

y uno sólo el pobre rey?

Yo no veo, reina bella,

para evitar esa estrella

que a los reyes les da tolo,

más que un medio, y hablo en serio:

y es reducir el imperio

a sólo un vasallo solo.

[Ilustración de Renoir]

5 comentarios:

E. G-Máiquez dijo...

Muy de acuerdo con tu defensa de la poesía de circunstancias.

También con tu gusto por este poema, que esconde toda una teoría política, por otra parte.

La traducción es muy buena. Yo intentaría corregir el último verso y el que le rima. Algo así:
"de los reyes, inclemente,
...
a un vasallo solamente"

Enrique Baltanás dijo...

Habrá que meditar la variante. Gracias por la sugerencia.

Aquilino Duque dijo...

¿Tolo o dolo?

Mora-Fandos dijo...

Estoy con los dos Enriques, y la caracterización del amo del blog de este tipo de poesía me ilumina mucho. Hace nada hablaba con un amigo que se considera poeta, pero sólo de circunstancias: sólo cuando se ve en la necesidad de escribir para un cumpleaños, le abraza la musa, y el hombre tan contento. Hay que ver la variedad y belleza del mundo.

Enrique Baltanás dijo...

"a un vasallo solamente" es más suave que "a un sólo vasallo solo", más duro al oído. Yo buscaba este efecto de extrañeza en el verso final, pero quizás me equivoqué y sea mejor la propuesta de EGM.
"Tolo" significa chichón o golpe en la cabeza. Pero es palabra rara o desusada... Convendría sustituirla.
La señora doña Poesía dijo una vez: "Yo soy yo y mis circunstancias". Pues eso.