LA FRASE

"Una vez descartado lo imposible, lo que queda, por improbable que parezca, debe ser la verdad."

Sir Arthur Conan Doyle

martes, 7 de noviembre de 2006

Una errata creativa

El libro se llamaba Tratado de Metafísica: Ontología.
Pero al llevarlo al encuadernador, el libro volvió, con letras doradas sobre guaflex rojo, rebautizado: Tratado de Metafísica. Odontología.
La filosofía como dolor de muelas... De las muelas con que intentamos masticar el mundo.
Lejos de presentar reclamación, a este encuadernador hay que darle propina.

8 comentarios:

Joaquín dijo...

"Los metafísicos de Tlön no buscan la verdad ni siquiera la verosimilitud: buscan el asombro. Juzgan que la metafísica es una rama de la literatura fantástica..." (J.L. BORGES, 'Tlön, Uqbar, Orbis Tertius').

Obviamente no era la opinión del propio Borges, que afirmaba que "la historia de la filosofía no es un vano museo de distracciones y de juegos verbales" (en 'Otras inquisiciones').

Aquilino Duque dijo...

Hay erratas que mejoran el texto. A Bergamín le imprimieron "charlatines" por "charlatanes" y le gustó tanto que lo dejó tal cual. A mí me pasó algo parecido cuando me sustituyeron "ceceando a la andaluza" por "coceando a la andaluza".

Enrique Baltanás dijo...

Antológico fue también aquel reportaje de ABC sobre "el coño de Doñana".

Emilio Quintana dijo...

Joaquín, ¿obviamente? No lo creo. Y no entiendo esa defensa de la moral de Borges, un genio inmoral.

Claro que si lo comparamos con Bergamín, que era una errata con patas... (donde se lee "errata" quiere decirse "cucaracha")...

A mucha gente indecente (hay grados en la indecencia, eh) le gusta jugar con las palabras. Por eso Chesterton es letal: porque usa las armas del enemigo para buscar la Verdad.

Joaquín dijo...

Citando a Borges he abierto la caja de los truenos. Hoy precisamente me han recordado uno de sus relatos magistrales, "tres versiones de Judas", que entiendo que pueda ofender a ciertas sensibilidades.

¿Se puede tomar en serio a Borges? Sí y no. Él, creo, contemplaba el universo "sub specie libri", aunque bajo la hojarasca de citas, reflexiones y filosofemas se ocultaba un hombre... (voy a decir una vulgaridad) que está por descubrir, con una moral a su manera.

¿Creía en algo Borges, creía en la Verdad? Al menos, creía en la belleza (literaria, verbal, eso es indudable). Y lo más esencial de su reflexión ética tal vez se encuentre en sus relatos argentinos ("El Sur", imprescindible).

Tarea pendiente: releer su ensayo "sobre Chesterton", donde dice que la fe católica es "un conjunto de imaginaciones hebreas supeditadas a Platón y a Aristóteles".

Lo bueno que tiene Borges es que da que pensar, por acción o por reacción. Creo que es un destacado referente intelectual, aunque se piense que no encierra ni un átomo de idea aprovechable.

Pero, amigo Emilio, esto daría, no digo yo para más de un comentario, sino para toda una tesis doctoral...

Juan Domingo dijo...

Conozco la anecdóta (tal vez apócrifa) de una errata que varió sustancialmente no el título de un libro o de un texto, sino de toda una editorial: la mexicana Fondo de Cultura Económica creo que originariamente era Fondo de Cultura Ecuménica, que parece un nombre más apropiado para su catálogo editorial. (Por cierto, geniales las erratas que cita Aquilino Duque de Bergamin y de él mismo). Saludos.

Enrique Baltanás dijo...

Lo de FCE no es apócrifo, sino real como la vida misma.

Anónimo dijo...

beso en la frente al señor encuadernador
saludos tambien a usted