LA FRASE

"Una vez descartado lo imposible, lo que queda, por improbable que parezca, debe ser la verdad."

Sir Arthur Conan Doyle

viernes, 21 de diciembre de 2007

¿Para qué vamos a ser sencillos si podemos ser complicados?

En el azulejo, que debe de ser de los años veinte o treinta, encima de la puerta de entrada, pone "Escuela maternal". Es un pequeño edificio adosado a la muralla del Alcázar, frente a los jardines de Murillo.
Ahora, en material sintético, y al lado de la misma puerta, han puesto un letrero con el logo de la Junta de Andalucía: "Centro de Atención Sociolaboral".
Vamos bien.
Las madres continúan llevando allí a sus hijos cada mañana. Claro.

4 comentarios:

Carlos RM dijo...

Hace un par de días pasé por delante y me fijé en lo mismo, aunque creo que el "palabro" es socioeducativa en vez de sociolaboral. ¡Qué gracia me hace leer en tu blog algo que pensé escribir en el mío! Vamos bien...

Alberich el Negro dijo...

C'est la tyrannie des euphémismes...

Los viejos o ancianos (y las viejas y ancianas, que no se me olviden) se han convertido en mayores (¿y mayoras?) o en tercera edad; los negros son ahora subsaharianos, afroamericanos u hombres (y mujeres) de color; los moros de toda la vida se han transformado en magrebíes y los gitanos han quedado englobados bajo el calificativo de “etnia gitana”; los que antes éramos ciudadanos ahora nos hemos duplicado en ciudadanos y ciudadanas, estudiantes y estudiantas, vascos y vascas, compañeros y compañeras, jóvenes y jóvenas (como dijo la políticamente correcta señora del ex–presidente González) y la tradicional A.P.A de los colegios —esto es, la Asociación de Padres de Alumnos de toda la vida— se ha transformado, por arte del birlibirloque políticamente correcto en AMPA (Asociación de Madres y Padres de Alumnos); ya no hay españoles, sino españoles y españolas en un país que, por obra y gracia de las ridículas, malintencionadas y deliberadas perífrasis separatistas —de las que ya participan todos (y todas)—, ya no se conoce como España, sino “Estado Español”. El aborto se denomina de manera eufemística “interrupción del embarazo”, al sordo se le llama “deficiente auditivo” y los gordos han pasado a ser “gruesos” u “obesos” (séanlo o no, en realidad).

Pero vamos, si tenemos en cuenta que desde ahora a los padres y a las madres españoles y españolas les estará prohibido por ley pegarles un cachete a sus hijos y a sus hijas… Pues resulta que no estábamos tan mal.

Saludos desde el Nibelheim.

Panduro dijo...

(Mairena, en su clase de retórica y poética)

-Señor Pérez, salga usted a la pizarra y escriba: "Los eventos consuetudinarios que acontecen en la rúa".
El alumno escribe lo que se le dicta.
-Vaya usted poniendo eso en lenguaje poético.
El alumno, después de meditar, escribe: "Lo que pasa en la calle".
MAIRENA. No está mal.
-----
Antonio Machado, Juan de Mairena

Pues eso, que qué tendrán los políticos contra el lenguaje poético.

Rafael B. dijo...

En el instituto de mi pueblo, aviso en la sala de profesores: "Los alumnos deben permanecer en el aula en el intercambio de profesores". Llega la orientadora, adalid del neoleguaje políticamente correcto y espeta: "¿Y las alumnas no?", con lo que se enzarza con el profesor de lengua sobre el uso de los genéricos y otras lindezas. Qué aburrimiento.
País de memos por ley...