LA FRASE

"Una vez descartado lo imposible, lo que queda, por improbable que parezca, debe ser la verdad."

Sir Arthur Conan Doyle

jueves, 24 de abril de 2008

¿Enseñar? ¿enseñarse?

El profesor no enseña, se enseña.
Escribí, hace tiempo, esta frase en mi Moleskine (gracias de nuevo, EQ).
Pero no quise publicarla en el blog porque me parecía equívoca. Podría interpretarse como una apología del exhibicionismo, del narcisismo, o de cualquier otro ismo igualmente impúdico.
Cierto, quizás, que todo profesor tiene algo de exhibicionista, en la medida en que tiene mucho de actor que representa ante un público.
Pero lo que yo quería decir era más bien que no hay programas, contenidos... porque hay muchos posibles programas y contenidos. El conocimiento es subjetivo, personal.
Supongo que alguien que explique "Sistemas operativos informáticos" o "Dermatología" posee poco margen. Pero ya la cosa varía cuando se trata de "Filosofía del Derecho", "Epistemología" o "Literatura española contemporánea".
O no.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Somos actores. Incluso los que enseñamos matemáticas, somos actores.

Y algo de prestidigitadores tenemos también: hacemos parecer coherente algo que ha llevado siglos de reiteradas incoherencias.

Y con los años damos forma a ese personaje que sube al encerado (y que no somos nosotros).

Si lo hacemos bien, es que nuestro personaje lo ha logrado.

Antonio Serrano Cueto dijo...

Si he entendido bien, lo que quieres decir es que el profesor "se revela" al explicar determinados contenidos (sobre todo en humanidades y ciencias sociales, aunque sin duda también en medicina), porque éstos responden a su percepción en gran medida subjetiva. Totalmente de acuerdo. Si el profesor fuese un mero y frío eslabón en la cadena de la enseñanza, ésta no tendría ningún aliciente. Ahora bien, de él depende el grado de aprovechamiento riguroso y digno que entrañe esa "revelación". A menudo los grandes maestros se caracterizan por una personalísima forma de entender y transmitir la ciencia y el saber.
(Saludos desde mis lejanos Silenos).

Joaquín dijo...

... Porque los maestros no enseñan 'ciencias', sino una actitud personal frente a la ciencia. La ciencia (natural o humanista) no es subjetiva. De lo contrario no sería comunicable. Pero además soy de los que piensan que la ciencia no se enseña, sino que se aprende. ¡Qué complicado!