LA FRASE

"Una vez descartado lo imposible, lo que queda, por improbable que parezca, debe ser la verdad."

Sir Arthur Conan Doyle

miércoles, 29 de junio de 2005

Metamorfosis

Yo comencé mi carrera docente (!) en un Instituto Nacional de Enseñanza Media (INEM), luego pasé a un Instituto Nacional de Bachillerato (INB), posteriormente a un Instituto de Bachillerato (IB: y entre la gran polvareda/ perdimos lo nacional) y he terminado dando clases en un Instituto de Enseñanza Secundaria (IES). Todo ello sin moverme del mismo sitio, el viejo Cristóbal de Monroy. Cambiaban las denominaciones y las siglas (BUP, COU, LOCE, LOGSE, ESO...), pero cambiaba siempre mucho más. Es el mismo edificio que yo inauguré el año 68 -sí, 68- como alumno de letras. Ahora entro allí como un fantasma cargado de recuerdos que tropieza, torpe, con duras e hirientes realidades. Los laboratorios desmantelados, el salón de actos convertido en "sala multiusos", la otrora espléndida biblioteca saqueada y desperdigada, los seminarios reconvertidos en aulas (hubo que encontrarle sitio a mil quinientos alumnos en un edificio preparado para quinientos).
Me dicen que aún tengo suerte porque al menos puedo dar clase. En Nocturno, los alumnos por lo menos escuchan, aunque a duras penas consigan entender lo que leen. En el Diurno, por lo visto, ni siquiera es posible dar clase.
Y todo esto en nombre del Progreso, de la Igualdad, del Socialismo, de la Comprehensividad (que el analfabetismo reinante ha traducido como "comprensividad"). La escuela pública hundida por los acérrimos supuestos defensores de lo público.
Sí, seamos comprensivos. El mundo cambia, pero no siempre para mejor.

2 comentarios:

Roberto Iza Valdes dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Anónimo dijo...

Don enrike te keremosssssssssssssssssss!!!!!!!!!!!!