LA FRASE

"Una vez descartado lo imposible, lo que queda, por improbable que parezca, debe ser la verdad."

Sir Arthur Conan Doyle

lunes, 4 de diciembre de 2006

Subrayar los libros, ¿sí o no?

A través del blog de El Bibliómano, recomendable para cualquiera que se interese por la vida y la muerte de los libros, digan éstos lo que digan, este apunte de hoy:
Sobre el subrayado de los libros, un post interesante en que la autora se declara una maniática de la lectura con líneas: "No ver un libro subrayado me hace sentir que nadie ha pasado por él, retomar un libro ya leído y detenerme en los subrayados me recuerda la que fui".

"Subrayo para hacer el libro mío, para darle mi sello, para apropiarme de él. Gozo y me emociono y siento que la vida es mejor, o al menos, más calmada, cuando me enfrento a un autor que piensa como yo o siente como yo o, si bien es muy distinto a mí, somos capaces de estar de acuerdo en un par de cosas. Deduzco que subrayo aquellas frases que resumen, perfectamente, cosas que estoy pensado o he pensado. Subrayo como homenaje y celebración al autor del libro, pero también subrayo para recordar el trayecto que yo hice a través de él". (Para leer este estado de pasión por el subrayado, leer en Arte Caffé)

El Bibliómano, por su parte, matiza que se haga siempre a lápiz, para después poder borrar los subrayados, caso de que el dueño se desprenda un día del libro y pase a venderse de segunda mano. En su comentario, Joaquín alerta de la grave falta a la convivencia que supone subrayar los libros sacados de bibliotecas públicas o universitarias.

19 comentarios:

Arp dijo...

Yo le cortaría las manos al que subraya los libros de las bibliotecas públicas.
Yo jamás subrayo un libro: cojo un papel y anoto lo que me interesa. No sé, no me gustaría encontrarme con anotaciones al releerlo.
¡Y es tan incómodo borrar las anotaciones a lápiz! (yo prohibiría los lápices).
¡Y olé mi intolerancia!

Joaquín dijo...

Me ratifico, y añado que mi opinión procede del disgusto de haberme topado a menudo (como todos) con libros subrayados en las bibliotecas o librerías de viejo.

No se me olvida la dedicatoria de Joaquín Garrigues en el Curso de Derecho Mercantil: "A mis padres, que me educaron para el trabajo". Excuso decir la pintada en el libro que puso bajo esta dedicatoria algún bárbaro que pasó por las aulas de la Facultad de Derecho.

T dijo...

Siempre subrayo los libros propios y lo hago con un lápiz. Y además, muchas veces, tomo anotaciones en un cuaderno. A mí me gusta volver sobre mis libros y sentir que ya he pasado por ellos, detenerme en los párrafos subrayados, tratar de recordar la época y las circunstancias en las que lo leí, preguntarme el por qué resalté unas cosas y no otras.

Para mí, los libros son objetos vivos y encontrarlos 'vírgenes' es señal de que nada en ellos me ha interesado. Naturlamente, no se me ocurriría subrayar libros que no son míos.

Enrique Baltanás dijo...

La verdad es que es un dilema. Por supuesto, no hay que subrayar los libros prestados, pero ¿y los de uno?
Entre Arp y T, no sé qué sería lo mejor.
En cualquier caso, queda a la elección personal de cada uno, puesto que el libro es suyo.
Lo malo es cuando quiera venderlo, o darlo en herencia.

Enrique Baltanás dijo...

La verdad es que es un dilema. Por supuesto, no hay que subrayar los libros prestados, pero ¿y los de uno?
Entre Arp y T, no sé qué sería lo mejor.
En cualquier caso, queda a la elección personal de cada uno, puesto que el libro es suyo.
Lo malo es cuando quiera venderlo, o darlo en herencia.

Jesús Sanz Rioja dijo...

Que cada uno haga lo que quiera, pero por favor, que no lo venda pintarrajeado. Es un signo de vanidad: mira, lo bueno que tiene este libro es esto, y yo lo he descubierto.

Anónimo dijo...

Qué susto, cortar las manos...El libro es un aparato tecnológico, creo, y cuanto más lo humanicemos y personalicemos mejor. Intervenir en un texto es darle nueva vida.

T dijo...

A mí no me parece un gesto de vsnidad, si yo subrayo algo en un libro es porque me ha interesado y nunca porque considere que es lo mejor del libro.

En cuanto al perjuicio que se causa a los posibles herederos, ni me lo había planteado, la verdad. Y no tengo intención de venderlos.

QRM dijo...

Yo soy de los que subrayan, para disgusto de mi mujer, pero sólo libros míos- o de ella, es decir, nuestros.

No me había percatado hasta leer la entrada, pero ahora creo que puede tener un oscuro significado sexual eso de marcar el territorio mediante el lápiz. Como quien mea en las esquinas, se subrayan los libros. Como quien se apropia de la pareja (MI mujer, MI marido), se mancilla la virginidad del papel con un lápiz. Así, siempre pertenecerá. Por eso, el subrayado sería una aberración sexual ( con lo que me gustan), como aquella famosa del "sexto": "no fornicarás a tu padre ni a tu madre, ni honrarás a la mujer del prójimo".

PS:_(Que locura. Me recuerdo a un psicoanalista que estaba empeñado en que me "ponía" mi difunta madre. Casi le parto el hocico. Y para colmo le tuve que pagar, y no poco, por la consulta)_.

José R. Suárez dijo...

Yo soy de los de subrayar. Y lo he hecho con lápiz, bolígrafo, pluma, rotulador y lo que haya tenido a mano. En ese sentido, y sin que a nadie interese mucho, he de advertir que cuando leo en el autobús y la experiencia me ha demostrado que subrayar es una labor complicada, hago una marca al comienzo y al final de lo que habré de subrayar al pisar tierra firme.

Mis libros son tan míos como el pelo que me peino sin preguntar a nadie si he de hacerlo con gomina o no.


P.S. Adoro los libros ya vividos y, de paso, me presento en este blog que sigo pero en el que, hasta ahora no había escrito.

Pablo Buentes dijo...

Yo no creo que se deban subrayar los libros, me parece que mancillan las hojas... Mejor tener un cuaderno y hacer anotaciones al respecto. Más comodo y más limpio.
Por supuesto aún peor es subrayar el libro ajeno (o público), todos estamos cansados de verlo en Bibliotecas... y encima las firmas, dedicatorias, ripios y juegos verbales que se colocan en ellos. Una vez, en Hijos de la Ira de una biblioteca veía comentarios a un poema al estilo de "éxtasis literario", "va decayendo", "aquí se le va la pinsa a Dámasito..." que te sacaban totalmente del poema.

Juan Ignacio dijo...

¿Quién que subraya un libro porque le gusta lo va luego a vender?

Yo subrayo los míos. No los prestados y ni siquiera algunos que antes de ser "nuestros" eran "de ella". Y siempre con lápiz, pero no porque alguna vez los vaya a borrar (nunca lo hice y creo que hay poquísimas personas que lo hacen), sino porque es más delicado. Escribirlos o marcarlos con birome me choca, y mucho.

pies diminutos dijo...

Si leo por placer, raras veces subrayo, más que nada porque es un engorro andar con el lápiz arriba y abajo (siempre leo tumbada). Si leo los libros que me mandan en mi carrera, Filología, sí subrayo, es indispensable para hacer el repaso antes del examen. Y mira, tengo que confesarlo, yo soy de las que raya los libros de las bibliotecas (alguien había de ser, no?)y no me importa para nada sacarme un libro ya subrayado por otro, me ayuda, me suele evitar la tarea de hacerlo yo y a veces me destaca aspectos que yo no había percibido. Leyendo los márgenes de libros de la biblio de mi facultad he aprendido un montón... me pregunto cómo saben tanto los otros alumnos que tuvieron entre manos ese libro antes que yo. En fin, vivan los libros pintarrajeados!!

Anónimo dijo...

Mi opinión es que deberíamos subrayar los libros, es la única manera de conservar para nuestro uso personal los hayazgos propios que con el paso del tiempo se borran de la memoria, porque ésta no es fotográfica y tendemos a sustituir esas notas mentales por otras. Vamos dejando un reguerro atrás que después ya no podemos recuperar. En lo personal me lamento de no haber seguido esta práctica desde que me nació el gusto por la lectura, a estas alturas ya tendría suficiente para una antología. La libreta es una buena opción pero al hacerlo ya estamos separando la cita de su contexto, es como si separaramos delarchivo algunos documentos que con el tiempo se pueden perder o deshechar, es tan o más fácil botar a la basura una libreta de apuntes que un libro. Mis subrayados quedan dentro del libro que les dio origen y se guarda en un solo lugar autor, nombre de la obra, página en la que encontré lo que me gustó, y como cada vez que leo un libro le pongo la fecha en la que lo comencé y terminé o abandoné, me resulta fácil rememorar muchas cosas. Mi voto es "Si, se deben subrayar los libros, eso sí, con cierta estetica y pulso firme." Un saludo desde Puebla, México, marglezmi@hotmail.com

Enrique Baltanás dijo...

Me alegró que se sume a los amigos que "pueblan" este blog. Quiero subrayarlo.

Alberich el Negro dijo...

Pues lo cierto es que a pesar de los años transcurridos como lector todavía sigo sin saber bien qué hacer. ¿Subrayar? ¿No subrayar? ¿Con lápiz? ¿Con bolígrafo? ¿De color negro? ¿De color rojo? Siempre he creído que era más cómodo subrayar los libro (en lugar de tomar notas)y lo he venido haciendo (con las dudas ya expuestas) de muy diversas formas; en mi etapa más salvaje, por ejemplo, incluso emborronaba con el lápiz toda la frase que me interesaba, como si estuviera imitando los trazadores de color. Luego me dio por pensar que el lápiz está hecho de grafito, y que éste no queda pegado, sino que se va desprendiendo del papel con el tiempo. De ahí a imaginarme que el librito acabaría lleno de manchurrones negros de carbón sólo había un paso, de manera que... me pasé el bolígrafo BIC de color rojo (lo malo es que cada cierto tiempo suelta una bolita de tinta pegajosa que, como no tengas cuidado, te hace una mancha). ¡Ah, por cierto! Yo, además, he llegado a rizar el rizor, pues subrayo utilizando una pequeña regla de plástico flexible (lo siento, pero soy un esteta). Saludos.

Anónimo dijo...

malditos Subraya-todo adictos al fosforitos ¡USEN POST-IT! Yonkis de las papelerías
http://unclutterer.com/2010/06/10/once-again-write-in-books-that-arent-yours/

alejandro Sy dijo...

En mi opinion. coincido con todos mis demas camaradas internautas de que subrrayar un libro propio y que no tienes intenciones de venderlo, talvez heredarlo intencionalmente; no tiene que ver en lo mas minimo con vanidad ya que no te interesa que nadie vea lo que piensas o lo que te gusto de "TU LIBRO", por lo mismo reitero si eres un buen lector asimilaras todo lo bueno de un libro, sin importar lo que piensen que agas o no agas de tu libro.

Anónimo dijo...

Los libros prestados (ya sea de amigos, conocidos o de la biblioteca) no deben de ser subrayados, eso está claro.
Personalmente yo no subrayo mis libros porque pienso que si algún día quisiera venderlos, no podría. Además, creo que debe resultar incomodo leer un libro repleto de anotaciones. Pero cada uno hace lo que tiene ganas con sus libros.
Natalia, 18 años.