LA FRASE

"Una vez descartado lo imposible, lo que queda, por improbable que parezca, debe ser la verdad."

Sir Arthur Conan Doyle

lunes, 15 de junio de 2020

EL MITO DE LAS DOS ESPAÑAS Y EL CUENTO DE LA TERCERA

A decir verdad, que no anduvo muy acertado don Antonio Machado cuando acuñó aquellos conocidísmos y citadísimos, por más que casi siempre tergiversados, versos que rezan
Españolito que vienes
al mundo te guarde Dios.
una de las dos Españas
ha de helarte el corazón.

y que habitualmente se consideran el punto de arranque del famoso tema de las dos Españas.
Porque, a ver, sí, ha habido dos Españas, pero no menos cierto es que ha habido, y hay, dos Francias, dos Alemanias, dos Américas... con sus respectivas guerras civiles y conflictos fratricidas. El ejemplo de Francia es paradigmático y ya fue puesto de relieve por el historiador  Pierre Gaxotte en su libro sobre la Revolución, elocuentemente subtitulado ¿Libertad o masacre? Otro caso de manual es el enfrentamiento, nunca superado del todo, entre yanquees y confederados.
Sí, hay dos Españas, por supuesto: la de la izquierda y la de la derecha. Y ese es el abismal legado que nos dejó al mundo la Revolución francesa, que dividió por doquier las naciones, y no sólo la española, en dos mitades opuestas sin remedio, en un enfrentamiento más sordo o más sonoro, según los momentos y las circunstancias.
Lo que no ha habido nunca es eso que algunos llaman "la tercera España". Los que en nuestra guerra se fueron de España lo hicieron por poner en salvo su vida y la de sus familias. Tal fue el caso de Juan Ramón, de Ortega, de Clara Campoamor, de Gómez de la Serna, de Marañón et alii. Otros se tuvieron que ir porque su homosexualidad chocaba con la moralina puritana que entonces destilaba el partido comunista, como fue el caso de Luis Cernuda. 
Pero en cualquier caso todos ellos tomaron partido por una de las dos Españas en conflicto. A favor de Franco, en el caso de Ortega y Marañón; a favor de la República en los de Juan Ramón, Clara Campoamor y Luis Cernuda.
Podría alegarse que en el caso de Manuel Chaves Nogales no fue así, como sostiene, por caso, Andrés Trapiello. Cuando al estallar la guerra expropiaron el periódico en que trabajaba, confiesa que se puso "al servicio de los obreros" (!), eso sí, haciendo constar "mi protesta contra todas las dictaduras, incluso la del proletariado, y me comprometí únicamente a defender la causa del pueblo contra el fascismo y los militares sublevados".
Pero Chaves incurre aquí en un triple sofisma y no se sabe bien  a quién pretendía engañar, si a los demás o a su propia conciencia. ¿Cómo se puede hablar de "la causa del pueblo"? Sería, en todo caso de una mitad del pueblo, porque la otra mitad sostenía ideales muy distintos. ¿Y fascismo? ¿Qué fascismo? Franco no fue nunca un fascista, ni menos aún un nazi, y eso estuvo muy claro desde el principio para quien supiera ver sin anteojeras y más allá de las coyunturales apariencias. En tercer lugar, tampoco eran "militares sublevados", sino un movimiento cívico-militar de la España que no estaba dispuesta ni a suicidarse ni a que la asesinaran o la sometieran a la dictadura inmisericorde de la otra España.
No, Chaves no perteneció jamás a una inexistente tercera España. Su posición fue la de estar au-dessus de la mêlée, que es la única posición imposible e insostenible en una guerra civil. O puede que, como dice Aquilino Duque de esa llamada "tercera España", que no eran más que republicanos vrgonzantes o "rojos de derechas".
Eso sí, y fuere como fuese, cuando en Noviembre de 1936 el gobierno republicano se traslada a Valencia, y Chaves se da cuenta de que Madrid puede caer, y con él la República, corre a ponerse rápidamente en salvo en la capital de Francia. Como Juan Ramón, siguió siendo fiel a su ideal de una República ideal imposible que sólo existió en sus privilegiadas cabezas.

 

domingo, 31 de mayo de 2020

TARDE, PRECURSOR DE LA TEORÍA MIMÉTICA

Una cosa que no deja de extrañarme es que René Girard no cite nunca, que yo pueda recordar, a su compatriota Gabriel Tarde (1843-1904), autor de toda una teoría sociológica uno de cuyos libros trata de, nada menos, que Les lois de l'imitation (1890)

jueves, 14 de mayo de 2020

DAVID LODGE, NOVELISTA CATÓLICO

    Andaba leyendo la novela titulada en el original inglés
How far can you go? (1980), y traducida en 2020 al español como Almas y cuerpos, del novelista británico David Lodge, cuando, de pronto algo hizo que tuviera que frotarme los ojos para comprobar si lo que en ese momento leía estaba realmente allí o no. Pero, sí, yo había leído lo que allí ponía. Me refiero en concreto a este pasaje:





 "... existían distintas opiniones al respecto, pero había muchas autoridades que no consideraban que la virginidad literal, física, de María (que no se mencionaba en ninguno de los textos de San Marcos, de San Pablo ni de San Juan) fuera una parte esencial del mensaje del Evangelio. Una vez aceptado esto, las doctrinas de la inmaculada concepción y de la asunción también dejaban de tener sentido, se convertían en letra muerta, algo sobre lo que no vale la pena discutir." (p. 149, en la edición de Impedimenta, trad. de Mariano Peyrou. Las negritas son mías)

David Lodge es católico. No es que haya escrito nunca, hasta donde se me alcanza, ningún texto de apologética, pero sí, es católico, es más, recibió en su familia una estricta educación católica. Se supone que un señor que escribe una novela sobre los avatares tanto corporales como de conciencia de un grupo de jóvenes católicos entre los años 1952 y 1978, incluso si no es católico, debería conocer la doctrina de la Iglesia, al menos en lo fundamental y dogmático. O sea, debería saber de lo qué habla. Y hete aquí la sorpresa. No es así.
Vamos a ver: ¿Qué tiene que ver la virginidad de María, cuestión que no tenemos por qué abordar aquí, aunque no habría problema en hacerlo, con el dogma de la inmaculada concepción de María? Dicho dogma lo único que enuncia y proclama es que María, o sea ella misma, fue concebida sin el pecado original con el que nacemos todos los demás mortales. No se refiere para nada al nacimiento de Jesús, salvo para decir que Él nació de la única mujer, the only human being, la única humana criatura, que no fue mancillada por la mancha del pecado original.
En fin, esto no alienta mucho a seguir leyendo, pero seguiré. Y tal vez comente alguna cosa más de esta no sé si llamarla novela o reportaje novelado.

P.S. También pudiera ser que el novelista se estuviera limitando a describirnos la desorientación que causa en este buen párroco las doctrinas de la "nueva teología", pero es que unas poca páginas más adelante me encuentro con estotro:
"... los dones el Espíritu Santo tal como aparecen en el Nuevo Testamento: el don de la fe, el don de lenguas, los dones de la profecía, de sanar a los enfermos, de discernir el espíritu, el don de la interpretación y el don de los exorcismos."
A ver, no. Los siete dones del Espítiu Santo son, según el catecismo de la Iglesia Católica: sabiduría, inteligencia (o entendimiento), consejo, fortaleza, ciencia, piedad y temor de Dios. En lo cual no innova nada, porque así venía ya en el Ripalda (s. XVI). Pero también pudiera ser que el traductor haya traducido de manera borrosa el original inglés... En fin, seguiré leyendo, no es cosa de dejarlo ahora.

P. S. 2º Otra sorpresa. Edward y Tessa acuden a la casa de Dennis y Ángela para ser los padrinos de bautizo de la niña que acaban de tener. En un momento dado, Edward, como quien no quiere la cosa, se pone a examinar a la pequeña:
"Edward acarició delicadamente a la niña, desde el cráneo hasta los pies. Le cogió las minúsculas manitas y se las movió hacia un lado y hacia el otro, le hizo cosquillas en los dedos de los pies y le ofreció el nudillo de su meñique para que lo chupara. Tessa se dio cuenta de que Edward estaba preocupado por algo, de que intentaba alargar la conversación con la sonriente y afectuosa Ángela mientras examinaba al bebé con los dedos y con la mirada. Cuando volvieron a meterse en el coche para ir a la iglesia,  le habló en voz muy baja, tratando de evitar que los niños la oyeran:
- ¿Hay algún problema?"
Pasados algunos minutos Edward le contesta:
"-Tiene síndrome de Down -dijo Edward.
-¡Dios mío! ¡Estás seguro? No tiene cara de mongólica. Sus ojos...
-No siempre se sabe por los ojos. Estoy seguro al 99%. Hay otros indicadores más fiables. Unas marcas en las manos, por ejemplo. [...]
-Dios mío, qué horror. Pobre Angela.- Tessa se agarró la barriga [ella está embarazada] - ¡Qué es lo que lo causa?
- Un cromosoma extra. Sucede durante la concepción, no se sabe por qué. Las mujeres mayores corren más riesgo, pero no es el caso de Angela."
Sin embargo, y aquí viene mi extrañeza:
"Edward no mencionó que el método del calendario podría ser la causa de ese tipo de defectos congénitos, y logró ocultar su propia preocupación  ante esta nueva prueba que parecía confirmar dicha teoría."
Tenía entendido que el método Ogino era responsable de muchos embarazos por sorpresa, no buscados ni deseados, pero no había oído nunca que fuera responsable de ninguna malformación del feto y tampoco por supuesto del síndrome Down. Como mis conocimientos médicos son perfectamente descriptibles he buscado y rebuscado en Google, bajo todas las entradas posibles, y nada de nada.
Entonces, la pregunta qué surge es ¿a qué viene relacionar síndrome Down con método del calendario? Sospecho que porque ambas parejas siguen este método, al que hay que cargar con todos las culpas, según la nueva mentalidad "católica".
Pero si algún médico, y especialmente algún pediatra leyera esto, le agradecería que nos ilustrara con su más autorizada opinión.

miércoles, 15 de abril de 2020

AVISOS DESDE EL CIELO

No diré yo que esta pandemia que nos asola sea el justo castigo de Dios por nuestros pecados, porque eso no lo dice ni el Papa (y menos aún tratándose de Francisco). Y si no lo dice el Papa, no lo voy a decir yo. Es verdad que la Humanidad peca sin tregua y sin descanso, pues para ello se ha desnudado de ese mismo concepto, el del pecado. Fallos humanos, debilidades, faltas leves en último extremo. Pecado, ¿qué es eso?
Pero pecar pecamos a diario, y a los habituales pecados por desgracia tan comunes y corrientes, el crimen por interés pasticular o de Estado, los robos,  los secuestros, los excesos de vanidad y los deficits de caridad, los crímenes pasionales, etc., etc., hemos dado en regresar al paganismo y a legalizar el aborto y la eutanasia y a promover los divorcios y la ausencia de natalidad, hemos dado en retorcer las leyes naturales con todo tipo de añagazas pseudocientíficas.
Pero no diré yo que Dios nuestro Señor nos esté castigando con esta nueva plaga bíblica, porque me temo que eso enfadaría al Pontífice felizmente reinante. No. Sólo me limitaré a insinuar la tímida sospecha de si no será que el Cielo nos esta avisando de que nos estamos situando fuera de juego con nuestro desprecio de las leyes naturales y divinas (que vienen a ser uno y lo mismo). O quizá, en una interpretación más benigna, es que nos está invitando a redescubrir el amor fraterno (eso que ahora llaman solidaridad), la caridad en definitiva, y de la que siempre estaremos faltos y, con ella, la ternura, el amor.
 Sea ello como quisiere, yo no puedo dejar de ver avisos desde el cielo.

martes, 14 de abril de 2020

EL HILO DE LA VIDA

¿DE QUÉ DEPENDE el hilo de la vida?
De diez minutos más en la ambulancia.
Del alcohol inexperto y barato
que una noche de viernes se estrella contra ti.

O de que el cirujano
o la enfermera o el anestesista
no logren ese día la atención o el acierto
que su currículo muestra que poseen
sin género de dudas.

De que alguna molécula,
que alguna proteína,
algún extraño nombre bioquímico
se subleven en contra de su dueño.

De que en el cálculo
frío de probabilidades
decida la estadística que tú eres su cifra.

Pero este falso azar no es un azar,
es la tinta invisible con que escribe el destino.

miércoles, 26 de febrero de 2020

miércoles, 5 de febrero de 2020

CRÁNEO PRIVILEGIADO

"Sin rastro de humor en los 31.102 versículos de la Biblia, sin rastro de humor en la letra de los 194 himnos nacionales", dice Jorge Wagensberg en Babelia. ¡Anda ni yo he encontrado ningún chiste en la Fenomenología del Espíritu ni en la Crítica de la razón pura por no hablar de Das Kapital, de un tal Karl Marx!
Poco antes, en otra muestra de ingenio tan sutil como deslumbrante dice: "¡Cuán pocas risas suenan en los lugares dedicados al culto!" Hombre, los lugares de culto no son precisamente el teatro chino de Manolita Chen... Cada cosa en su sitio.
En fin, y este hombre parece que es el aforista de cámara del diario global. Tal para cual, desde luego.

martes, 21 de enero de 2020

JOSEPH DE MAISTRE: MORCEAUX CHOISIS (y III)


"El simple derecho de votar en una república no otorga ni lustre ni poder. Cuando Rousseau nos hace saber, en el preámbulo de su Contrato social, que en su calidad de ciudadano de un Estado libre es soberano por la parte que le toca, incluso el lector más benevolente siente de súbito una contracción de ironía en los músculos de su boca: en una república uno sólo cuenta en la medida en que el nacimiento, las alianzas y los grandes talentos le otorgan influencia; el simple ciudadano no es realmente nada."

jueves, 26 de diciembre de 2019

JOSEPH DE MAISTRE: MORCEAUX CHOISIS (II)

"En general, puede decirse que todos los gobiernos que no son monárquicos son aristocráticos, pues la democracia es sencillamente una aristocracia electiva."
 Resultado de imagen de politicos españoles 2019